PP y Cs cargan contra Fuset y el edil pide perdón por increpar a la Interagrupación

El concejal Pere Fuset, en el hemiciclo del Ayuntamiento. / damián torres
El concejal Pere Fuset, en el hemiciclo del Ayuntamiento. / damián torres

El concejal lamenta las formas pero sigue censurando que la entidad apelara a la fallera mayor por los cambios de la dansà

J. BATISTA VALENCIA.

La polémica desatada el sábado entre el concejal de Cultura Festiva Pere Fuset y la Interagrupación de Fallas siguió dando coletazos ayer, cuando llegaron las reacciones de la oposición y la disculpa pública del edil a través de una red social. El martes el concejal se dirigió con palabras subidas de tono a los representantes del colectivo fallero al finalizar la comida de cierre de ejercicio. Desde la Interagrupación señalaron que les llamó «mafiosos» y «sinvergüenzas» a raíz del comunicado que apelaba a la fallera mayor en relación a los cambios en el programa de la dansà a la Virgen, modificación que no comparte la organización. El edil consideró que con la nota se buscaba presionar a Rocío Gil, que conoció el contenido en la misma comida y se mostró visiblemente afectada.

El concejal del PP Eusebio Monzó pidió a Ribó que destituya a Fuset porque «con su comportamiento totalitario e irrespetuoso ha puesto en riesgo los vínculos de concordia y unidad» del mundo fallero. También añadió que se ha producido «un nuevo acto de crispación del peor concejal de Fiestas que nunca ha tenido esta ciudad», y dijo que «cada vez es más unánime el clamor pidiendo que el alcalde lo aparte».

Además señaló que «ha perdido la confianza de los falleros» y que sus compañeros de gobierno «recelan de él», antes de recordar que fue «reprobado por su personalismo e intentos continuados por politizar y controlar» la fiesta.

Por su parte, la concejala de Ciudadanos Amparo Picó pidió a Fuset que además de pedir perdón públicamente se disculpe directamente ante la Asamblea de Presidentes de mañana «por haber utilizado unas formas que no son propias de un concejal». Picó añadió que sus palabras «son una falta de respeto y más cuando gracias a la participación de la fallera mayor y la corte en la dansà podemos hablar de un acto que aglutina a un gran público».

El origen del conflicto está en que Rocío Gil y la corte ya no participarán juntas en la jornada de sábado, que se reserva a los grupos de baile, sino que lo harán el viernes, día previsto para el mundo fallero. El cambio no ha gustado a la Interagrupación, que llegó a hablar en su comunicado de que el segundo día se ha convertido en un «coto cerrado». De ahí que interpelara a Rocío Gil.

«Sabemos que tomarás la decisión que consideres más oportuna hacia tus compañeras de corte así como hacia la totalidad del colectivo fallero al que representas», concluía la nota emitida el sábado. En este sentido, Picó dijo que «ningún colectivo ni fallero ni de otra índole debe decirle directa o indirectamente (a la fallera mayor) cómo debe actuar, salvo la JCF».

También se pronunció el presidente de Lo Rat Penat, Enric Esteve, que trasladó «toda su solidaridad y respeto al mundo fallero, a la Interagrupación y a su presidente tras los insultos de un servidor público que debería saber comportarse».

Por su parte, Fuset publicó un mensaje de disculpa en Facebook lamentando «las formas, el momento y el lugar». Se justificó en que actuó «con el corazón exaltado de alguien que aprecia a una fallera mayor angustiada, y puede que sin la mente fría de un concejal que ha de lidiar con situaciones tensas».

También reiteró que el comunicado «cruzó todos los límites que quedaban por cruzar» al trasladar «por parte de la Interagrupación una presión inmerecida a una joven fallera que nos representa a todos». En este sentido, dijo que ella también se merece una disculpa de la organización y se refirió al comunicado de la Federación de Folclore, que defendió que la organización actual de la dansà «no responde a ningún interés particular de ningún grupo de baile», pretende evitar masificaciones y fue consensuada.

Fotos

Vídeos