En busca de la fibra sensible para ganar el indulto

Manolo Algarra, con la escena de Almirante Cadarso. /  DAMIÁN TORRES
Manolo Algarra, con la escena de Almirante Cadarso. / DAMIÁN TORRES

Los artistas ultiman las escenas que llevarán al museo Príncipe Felipe para luchar por el voto que inmortalice sus trabajos

LOLA SORIANO

valencia. Ni políticos ni personajes famosos. Son los niños, abuelitos y animales de compañía los que se han convertido en los protagonistas más reproducidos en la Exposición del Ninot, al menos en aquellas escenas que quieren luchar claramente por el indulto.

Los artistas lo saben muy bien. Si quieren salvar sus obras del fuego, la apuesta segura es realizar escenas costumbristas, realistas y las que buscan la fibra sensible.

En la jornada de hoy, a partir de las 10 horas, los artesanos comenzarán a trasladar sus proyectos al museo Príncipe Felipe, donde se inaugurará el viernes la Exposición del Ninot. Si bien todos lucharán por convencer al público de que su ninot es el mejor, el artista vencedor del pasado ejercicio, Manolo Algarra, a buen seguro que tratará de revalidar el título.

Por el momento lleva ya cinco indultos y este año ha preparado una escena donde las protagonistas son dos niñas y un perrito. «El lema de la falla Almirante Cadarso es 'En busca del dorado', pero no sólo hablamos del oro, utilizamos distintas metáforas y, en este caso, lo más preciado para las protagonistas es un juguete», indica el artista Manolo Algarra. Y es que a las niñas les han escondido una carraca en lo alto de un estante.

Algarra confiesa que le encantan «las escenas costumbristas y creo que esta es muy real. Las dos nenas van con el pijama puesto y aunque parece una escena sencilla, no lo es, porque se mima hasta el último detalle del pelo. Además, la niña está subida en una silla haciendo un equilibrio y era difícil que resultara natural».

El efecto de una vela encendida, una silla tapizada con seda o la meticulosidad de la encuadernación de unos libros son clave. Además, un perrito de nombre 'Lola' -en homenaje a una mascota del hijo de Algarra- que porta un chupete en la boca resulta muy gracioso.

En Maestro Gozalbo representará a una mujer de la alta aristocracia y un hombre que le rinde pleitesía, pero un espejo retratará a ella como una estirada y a él como un zorro en busca de su presa.

Este artista ya tiene cinco ninots indultats. El primero fue el abuelo Agustín pintando con su nieto una muñeca. El segundo, una familia de payasos. El tercero fue la escena de la cocina de la abuela, que en realidad preparaba un bote de fabada y el cuarto un abuelo con una guitarra cantando una serenata. El último, el del pasado año, mostraba una parada de pescado del Mercado Central. «Hubo gente que hasta tocaba los peces y los olía porque lo veían muy real», indica.

Fotos

Vídeos