Bomberos impidió lanzar por seguridad carcasas desde una de las dos grúas en la Crida

Plataforma con pirotecnia que no recibió informe positivo de Bomberos. / lp
Plataforma con pirotecnia que no recibió informe positivo de Bomberos. / lp

L. SORIANO VALENCIA

La Crida contó con un factor sorpresa, el disparo de elementos pirotécnicos desde la parte posterior de las torres de Serranos, pero la iniciativa no ha estado exenta de polémica. Los fuegos de artificios adicionales se dispusieron en dos grúas, pero Bomberos autorizó por motivos de seguridad el disparo del material preparado en una de las grúas, no en las dos.

El portavoz del grupo popular, Eusebio Monzó, afirmó que «pudimos comprobar in situ la discusión e intercambio de impresiones entre los técnicos de Bomberos, el concejal Pere Fuset y personal de Cultura Festiva, tras la negativa a firmar la autorización». Monzó opinó que «hay una falta de comunicación entre Cultura Festiva y Protección Ciudadana. Ya pasó con las gradas de Viveros y con la suspensión de los conciertos bajo la falla municipal».

Desde el grupo popular añadieron que el viernes por la mañana se aprobó un protocolo ante emergencias en la Junta Local de Protección Civil «y a las 20.25 horas, nueve horas después se modificó exclusivamente para cambiar la hora del acto pirotécnico de La Marina y para los fuegos de la plaza de los Fueros». Según el grupo popular, «Bomberos no dieron el visto bueno al disparo desde una de las grúas por la cercanía a un edificio».

Desde Protección Ciudadana, la edil Anaïs Menguzzato dejó claro que «se disparó lo que estaba autorizado por Bomberos».

Hay que tener en cuenta que los informes de estos servicios se elaboran con tiempo y sobre planos y que luego se hace la ratificación para comprobar que lo previsto se ajusta con el montaje.

Desde Cultura Festiva, explicaron que «se lanzó lo que dio tiempo a revisar al coincidir con un incendio, pero quedó el espectáculo quedó igualmente lucido».

Por otro lado, en la Crida hubo una actuación de la Policía Nacional, que acudió en respuesta a una llamada por la presencia de un individuo que estaba rezando en voz. Se actuó para descartar una situación de riesgo. Se procedió a identificarlo y sólo portaba una mochila con un ordenador. El asunto quedó en una falsa alarma.

Fotos

Vídeos