La basura recogida confirma el incremento de turistas y la fuerte subida del botellón

Restos de la falla municipal, la madrugada de ayer. / jesús signes
Restos de la falla municipal, la madrugada de ayer. / jesús signes

Las contratas agilizan la limpieza e inician un baldeo de tres días en toda la ciudad para reducir las protestas vecinales del pasado año

P. MORENO

valencia. Los datos ofrecidos ayer por la concejal de Medio Ambiente, Pilar Soriano, acerca del volumen de basura recogida estas Fallas constatan la buena temporada turística por la bondad del calendario, así como el llamativo incremento del botellón en prácticamente toda la ciudad desde el día 15.

Las contratas iniciaron ayer un repaso por toda la ciudad durante tres días con baldeos, con el propósito de eliminar los restos de la fiesta y reducir quejas como las producidas el pasado año, cuando la Federación de Vecinos denunció la suciedad días después de las fiestas. A las siete de la mañana, estimó la edil, todas las calles estaban despejadas y abiertas para el tráfico, en una operación que se repite cada año y que implica a cientos de personas.

En cifras, los residuos domiciliarios han ascendido a 7.666 toneladas, lo que supone cuatro más que en 2017. En aquella ocasión la cremà fue en domingo, aunque con la circunstancia de que el lunes 20 era festivo en la Comunidad de Madrid, lo que no ha ocurrido en esta ocasión. A la vista de los datos, se puede concluir que Valencia ha vuelto a rozar el lleno hotelero.

Otro dato relevante de los difundidos ayer es el balance del vidrio recogido los días grandes de la fiesta. Mientras que el pasado año fueron 317.391 kilos, esta edición ha ascendido a 379.674 kilogramos. En el incremento de un 19,62% ha tenido un papel decisivo la celebración de macrobotellones en zonas como el viejo cauce o el jardín central de la Gran Vía Marqués del Turia, así como en lugares tradicionales como el Carmen y Ruzafa.

Aún así, la concejal indicó que no se han encontrado con problemas de limpieza por este motivo. «El día 17 fue algo más problemático que el 18», estimó, para señalar que en ningún caso fue necesario el acompañamiento policial en las zonas de ocio para las brigadas de limpieza.

En cuanto al vandalismo, dijo que ahora empezarán a realizarse informes del estado de los jardines, mientras que la quema de contenedores ha bajado a la mitad, al llegar a 17. Esto fue elogiado como un dato indicativo de normalidad.

Fotos

Vídeos