Un balcón municipal de altura para una mascletà clásica

Imagen de la mascletà en la plaza del Ayuntamiento de Valencia./Damián Torres
Imagen de la mascletà en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. / Damián Torres

El Consistorio acoge al Valencia Basket y a la corte de honor de 1992, mientras en la calle asiste al disparo Froilán de Borbón

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Poco a poco, la plaza del Ayuntamiento se va transformando en el escenario perfecto para la mascletà y entra en calor conforme pasan los primeros días de Fallas, con una jornada que ayer registró siete personas atendidas por las asistencias de Cruz Roja, tres de ellas por lipotimias pese a las rachas de aire frío que se notaron.

La pirotecnia Nadal-Martí cumplió con su cometido con una «mascletà clásica con un toque digital», como la definió Javi Nadal, hijo del propietario. Fue uno de los que subió al balcón para saludar al respetable, que todavía no llena hasta el colapso como seguro ocurrirá en unos días.

Eso sí, como ayer acudieron un buen puñado de jugadores del Valencia Basket, formaron una barrera impenetrable para los situados atrás. Es lo que tiene medir más de dos metros. Estuvieron acompañados por directivos del club y fueron de los que más disfrutaron con el disparo.

Igual ocurrió abajo, donde Froilán de Borbón, hijo de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar, se colocó junto a la valla para contemplar la mascletà. Antes estuvo charlando con los pirotécnicos, aunque finalmente no se quedó en la zona más próxima del espectáculo, junto a los puestos de flores, y retrocedió hasta un lugar más alejado. Froilán se ha convertido en un asiduo de Valencia, sobre todo en el circuito Ricardo Tormo de Cheste.

Mascletà de hoy

Pirotècnia M. Angustias
Temperatura agradable y sin lluvia para disfrutar del espectáculo de la veterana empresa granadina que cada año deja mejores sensaciones en la plaza del Ayuntamiento. | Previsión del tiempo: 16º.

Pero la variedad del balcón, presidido por las falleras mayores de Valencia, Rocío Gil y Daniela Gómez, no acababa ahí. Entre las más sonrientes aparecieron por este particular teatro a las integrantes de la corte de honor de 1992, año del reinado de Mónica Palmer, que una década antes había sido fallera mayor infantil de Valencia, ostentando por lo tanto un doblete poco frecuente en la fiesta.

Javi Nadal quedó satisfecho de la mascletà de 101 kilos. «La hemos hecho a base de truenos, yo le hubiera puesto voladores pero aquí no está permitido», dijo sonriente tras dejar en el suelo a un niño que llevaba en brazos. La tensión de unos minutos antes dio paso a la tranquilidad del trabajo bien hecho. «El tiempo nos ha respetado y la última fase del terremoto ha salido muy bien», comentó antes de asegurar que por ellos, el próximo año volverían a la plaza.

Fotos

Vídeos