Las Provincias

Fallas de Valencia

El límite al corcho frena a los artistas falleros

Cremà de la falla municipal de 2017 de Manolo García. :: jesús signes
Cremà de la falla municipal de 2017 de Manolo García. :: jesús signes
  • Manolo García y un equipo formado por el maestro y vicemaestro del gremio con doctores en Bellas Artes son los únicos candidatos a 24 horas del cierre del plazo

  • Varios artesanos no optarán a la falla municipal por los materiales y bajo presupuesto

Si no hay cambios de última hora, la falla grande municipal no tendrá muchos pretendientes. A sólo 24 horas del cierre de presentación de candidaturas, que finaliza mañana a las 14 horas, sólo hay dos colectivos que han confirmado su intención de presentarse.

Por un lado, Manolo García, quiere optar a su quinta falla en la plaza del Ayuntamiento con un nuevo reto que ha ideado él mismo y que cuenta con la colaboración del diseñador José Aguilar. Explicó que hasta el mismo miércoles estará pensando si opta porque tiene que hacer números y ver si le cuadra.

Anoche mismo, un segundo colectivo ataba su propuesta. Se trata del equipo capitaneado por el maestro y vicemaestro del gremio de artistas, José Ramón Espuig y Ximo Esteve, respectivamente, y que incorporan en el proyecto a docentes de la Universitat Politècnica.

Han convencido a tres doctores en Bellas Artes: Jaume Chornet, del departamento de Escultura, que fue jurado de la falla municipal infantil de 2017 y ha sido director de las fallas de la Politècnica de 2013 a 2016; Paco Berenguer, profesor de Nuevas tecnologías aplicadas al Arte y el Diseño; y Leo Gómez, profesor de Escultura que hizo una tesis sobre la pertinencia del humor en el arte contemporáneo. Aseguran que su proyecto será algo diferente, muy sensorial y provocador.

En 2017 hubo cuatro alternativas: Pedro Santaeulalia con Socarrat; Manolo García con Pellicer, José Aguilar y la colaboración de cinco grandes espadas; la saga Espinosa (José Francisco; Ramón; Luis y Pepe) y Manolo García con Ortifus, en cambio este año la oferta, salvo sorpresas, se queda en dos. Y faltará ver si Anna Ruiz y Giovanni Nardin prueban suerte en la falla grande.

Algunos de los artistas consultados por LAS PROVINCIAS que estaban valorando si presentarse aseguran que han decidido no hacerlo varios motivos. Señalan que al haber puesto el Ayuntamiento freno al uso predominante del corcho, son pocos los talleres que tienen capacidad de innovar sin perder dinero. Y es que el Ayuntamiento parece buscar proyectos experimentales. En segundo lugar, señalan que el presupuesto de 170.000 euros, a pesar de haber logrado ser Patrimonio Inmaterial, se queda corto. Y en tercer lugar, apuntan que se tendrían que convocar antes las bases.

El día de la presentación de bases, el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, ya dijo que no se prohibía el uso del corcho, pero que el objetivo era pedir elementos más naturales como la cera, el cartón, tela, madera o paja de arroz. Concretamente, en las bases habla de «la adecuación de los materiales con los que se construya la obra a la cremà más limpia y respetuosa con el medio ambiente y que minimice la emisión de gases contaminantes».

En cuanto a infantiles, Ceballos y Sanabria se presentan con tres proyectos para optar a su décima falla municipal. Por segundo año optarán Carlos Mondrià y Elena Atienza y también Cap de suro. Este colectivo, formado por Xavi Gurrea y Ariadna González, lleva cuatro años de plantà en las comisiones y debutó en Especial en 2017 con Exposición, con un primer premio de Ingenio y Gracia y octavo de sección.

Joan S. Blanch aseguró que estaba valorando si presentarse. No sería su primera falla municipal infantil, puesto que ya plantó dos.