Las Provincias

Fallas de Valencia

Rafa Gomar: «Ya trabajamos en el concurso de 2018»

Los recortadores apoyaron a Salva, el joven que necesita de un trasplante de médula.
Los recortadores apoyaron a Salva, el joven que necesita de un trasplante de médula. / RULLOT
  • Los responsables de la empresa Medetauro, satisfechos con el lleno y el espectáculo vivido en Fallas

La afición valenciana se volvió a volcar con el Concurso de Recortadores de Fallas. El llenazo fue apabullante. De los que no se suelen dar en los festejos de la tarde. Y es que el sábado por la mañana se quedó literalmente gente en la calle. No había más entradas que poder despachar. No es casualidad. De hecho, la empresa Medetauro ha acabado el papel en las últimas cuatro ediciones, como también lo agotó en 2012 coincidiendo con la despedida de los ruedos de 'El Blanco'. De las ocho temporadas al frente de los festejos populares de Valencia, cinco. Ahí es nada.

Para uno de sus responsables, Rafa Gomar, el éxito no es casualidad: «Todo es fruto del trabajo. Hay muchas horas, muchos meses de dedicación detrás. De hecho ya estamos perfilando las líneas maestras de lo que será el 2018. Las cosas no salen porque sí, la suerte te puede ayudar un poco, pero sin el trabajo detrás, sin lograr anunciar a las mejores ganaderías con los mejores recortadores, nada sería lo mismo».

Conseguido el primer objetivo, llenar la plaza, el siguiente desafío era que se viviera un gran espectáculo. De sus palabras se desprende que también lo consiguieron. «Todos los chavales estuvieron a un nivel altísimo y lo dieron todo. En cuanto al juego de la corrida de Jandilla también estamos contentos. La pena fue ese toro que se lesionó en un golpe de salida, pero aún así se le pudieron completar dos rondas. El nivel en general fue muy bueno y estamos satisfechos, aunque siempre se tiene que aspirar a más», manifiesta Rafa Gomar, antes de destacar que más allá de los resultados económicos, el mayor premio como empresa es el disfrute de sus paisanos: «Lo que más nos llena es que estamos en casa y sentimos la plaza como nuestra. A partir de ahí lo hemos dado todo siempre. En 2010 se vendieron poco más de cinco mil entradas y en la actualidad hablamos de papel acabado todos los años. Esa es nuestra mejor recompensa, que el fruto de tanto trabajo sirve para consolidar la plaza, para que la afición disfrute con la programación que se ofrece.

Gomar, que se muestra «muy agradecido» a la empresa Simón Casas «por la confianza que siempre nos ha mostrado, por la libertad que nos da a la hora de plantear cosas que ha desembocado en que el de Valencia sea el mejor concurso de recortadores de España».

Afirma que las únicas piedras que se encuentran en el camino llegan en forma de representantes políticos, pero advierte de que nunca dejarán de pelear: «Nos duele que en plazas de nuestra tierra no podamos trabajar por la sinrazón de los políticos, como son los casos de Alicante o Xàtiva. Como nos duele igualmente que en Valencia no se haya podido celebrar toro embolado este año. Es algo que vamos a pelear, no es posible que se nos impida realizar un espectáculo que es legal. Vamos a ver el recorrido que tiene esta prohibición, pero desde luego que no vamos a bajar nunca los brazos para defender y recuperar una de las tradiciones más arraigadas en la Comunidad y que tenga su sitio en la plaza de Valencia».