Las Provincias

Fallas de Valencia

¿Fallas masificadas o turistas de calidad?

fotogalería

Concentración de visitantes en la calle Xàtiva con Marqués de Sotelo. :: manuel molines

  • Vecinos y representantes de federaciones y agrupaciones aseguran que debe ponerse freno al ocio vinculado al botellón y revalorizar los actos diurnos

  • El mundo fallero tacha de perjudicial la concentración excesiva y cree urgente desestacionalizar la fiesta

valencia. La imagen de Valencia llena hasta la bandera deja bien claro que las Fallas de 2017 han atraído a la ciudad a un millón de personas. Los lugares neurálgicos de la fiesta como la plaza del Ayuntamiento, el viejo cauce del Turia durante los castillos, la plaza de la Virgen, las demarcaciones de las comisiones de Especial o Primera y las calles del centro histórico han estado siempre repletas, siendo incluso a veces complicado caminar.

La coincidencia de la fiesta en fin de semana ha sido determinante y deja entrever cómo se presentan las Fallas de 2018, cuando la celebración de San José caerá en lunes.

Antes de que se vuelva a repetir la imagen de una masificación sin límite y una alfombra de basura y orines repartida por doquier, es momento de pensar qué modelo de Fallas quieren los valencianos después de su declaración como Patrimonio Inmaterial.

Todos los colectivos cívicos y falleros consultados parten de la base de que una concentración excesiva no es buena porque puede desembocar en problemas de seguridad y más, si se contempla como una fiesta más nocturna de basada en el ocio de música y botellón.

Todos apuestan por la necesidad de sentarse a debatir qué modelo de fiesta josefina quiere el cap i casal y que medidas hay que tomar para que el tema no se desmadre.

Desde la Federación de Vecinos de Valencia avanzaron ayer que están preocupados por las situaciones de masificación que podrían haber derivado en situaciones graves en caso de incidentes. Para este colectivo es vital repasar los dispositivos de seguridad en próximas ediciones.

De hecho, desde una falla como la de Plaza del Negrito, advertían que esta zona próxima a la calle Caballeros era un río de gente y ruido e incluso se produjo una pelea que acabó con un joven derribando parte de la falla.

Los vecinos también hablan de la necesidad de ampliar el dispositivo de limpieza, ya que asociaciones como la del Palleter, en el barrio de Velluters, aseguraban que la gente orinaba dónde le parecía y no se preocupaban ni de entrar en los baños portátiles.

El refuerzo del transporte público es otro asunto pendiente, según los vecinos porque muchas líneas de la EMT y de Metrovalencia estaban colapsadas y en ocasiones era muy difícil encontrar un taxi libre.

En el mundo fallero, también preocupa la masificación que se ha producido en las calles. Desde la Interagrupación no dudan en señalar que había demasiada gente y que se podía haber llegado a una situación de riesgo por la saturación.

Y en federaciones como la de Primera A explican que las calles de Valencia se han convertido en un gran botellón, algo que ha ensombrecido el verdadero eje de la fiesta, que no es otro que las propias fallas realizadas por los artistas falleros por encargo de las comisiones. No son pocos los ninots que han tenido que compartir fotografía con botes de cerveza y botellas dentro del espacio reservado a la falla.

Los colectivos consultados apuestan por buscar la excelencia de la fiesta, el turismo cultural y no de borrachera, y desestacionalizar la fiesta. Esto último es algo en lo que coinciden hoteleros, vecinos, el sector de hostelería y los falleros.

Estas mismas ideas son las que en repetidas ocasiones ha manifestado el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset. Durante este ejercicio ha insistido que el reto es buscar la excelencia, el turismo cultural que venga a conocer los talleres de los artistas, los museos y casales y que no sea sólo en marzo, sino que los turistas se repartan todo el año, lo que reiteró este domingo.

«Hay que seguir incrementando la seguridad ante tanta gente»

María José Broseta Presidenta Federación de vecinos

La Federación de Vecinos de Valencia manifestó ayer su preocupación ante las situaciones de masificación que se han producido durante el fin de semana en el centro, Ruzafa, mascletaes, castillos o fallas de Especial. «Podrían haber sucedido incidentes graves, por eso hay que seguir incrementando la seguridad, sobre todo si las fiestas caen en fin de semana y viene tanta gente», afirmó María José Broseta. La presidenta consideró que tanta multitud no es positiva. «Habrá que comprobar si todos los barrios han podido vivir la fiesta como toca, con momentos de descanso, disponibilidad de transporte público y valorar si compensa». La federación se dispone ahora a realizar un informe con los aspectos mejorables o irregulares y trasladarlos al Ayuntamiento.

«El turismo ‘low cost’ no reporta beneficios, sino que degrada»

Rafa Torres Pte. Comerciantes del Centro Histórico

Torres explicó ayer que ha habido muchos turistas, pero con poca capacidad de consumo. «Las Fallas no deben convertirse en una escapada para jóvenes con poco presupuesto basada en fiesta y desmadre que genera enorme suciedad, con grandes costes para las arcas municipales y enfado entre los ciudadanos». Opinó que «debemos reflexionar sobre la peligrosidad del turismo ‘low cost’ que más que reportar beneficios, degrada». Apostó por buscar un turismo de calidad que sea motor de recuperación económica. «Hay que determinar cuánto público puede soportar Valencia y no se debe de fomentar un consumo ‘fast food’». Añadió que «hay que exigir a los puestos ambulantes que adopten medidas para mantenerlos limpios, tanto en el puesto como en su entorno».

«Las masas perjudican el turismo futuro de la ciudad»

Luis Martí Presidente Federación hotelera de la Comunitat

La ocupación en los hoteles de Valencia ha sido de un 90% los días 16, 17, 18 y 19 y de un 100% en las zonas céntricas. Así lo confirmó el presidente de la Federación Hotelera de la Comunitat, Luis Martí, para quien estos datos «son positivos, aunque las masas, los colapsos y los botellones pueden perjudicar el turismo futuro». Martí consideró que hay que «gestionar bien estas aglomeraciones para que los turistas no se lleven una mala imagen y la experiencia fallera se convierta en contraproducente para los visitantes». Por otro lado, subrayó que «la calidad del turismo hay que buscarla durante todo el año en la ciudad y no precisamente en estas fechas porque siendo unas fiestas declaradas Patrimonio de la Humanidad no se le puede cerrar la puerta a nadie».

«Valencia ha estado más sucia que en años anteriores»

Manuel Espinar Presidente de la Federación Hostelera

El sector de la hostelería subraya a la Administración la necesidad de incrementar los servicios de limpieza para estas fiestas el próximo año, teniendo en cuenta la concentración tan masiva de viandantes. «La ciudad ha estado más sucia que en años anteriores», indicaron en un comunicado los empresarios de la entidad que preside Manuel Espinar. Por otro lado, el cambio de modelo de venta ambulante al nuevo formato de ‘food trucks’ lo valoraron de manera positiva la mitad de ellos, pero sigue sin acabar de convencer debido al «intrusismo ilegal de puestos», expresaron algunos hosteleros del centro. A pesar de ello, el balance es positivo ya que para un 75% de los hosteleros «las Fallas 2017 han mejorado la facturación de 2016, en concreto un 5% más.

«Interesa que conozcan bien la fiesta sin tantos colapsos»

Rafael Ferraro Presidente Federación Especial

El presidente de la Federación de Fallas de Especial, Rafael Ferraro, alegó ayer que «es bueno que venga tanta gente a conocer nuestra fiesta y así se expanda, pero interesa que la conozcan bien sin tantos colapsos. Hay que evitar la mala repercusión tanto en la gente que nos visita como en la que no participa de las Fallas». Él mismo confesó haber comprobado cómo era imposible el acceso a algunos monumentos de Especial en el centro debido a las aglomeraciones. «Los accesos estaban abarrotados y los detalles de las grandes obras seguro que muchos no pudieron verlos», explicó. Por otro lado, auguró una buena recaudación de las entradas a los ruedos en Especial. «Todavía no tenemos datos pero las comisiones sacaran grandes beneficios gracias a estos turistas».

«Había exceso de gente, la ciudad estaba saturada»

Jesús Hernández Presidente de la Interagrupación

El presidente del colectivo que representa a la mayoría de agrupaciones de fallas opinó que estas fiestas ha habido demasiada gente, sobre todo en zonas clave como la plaza del Ayuntamiento, Xàtiva y el centro histórico. «Si llega a pasar cualquier cosa estos días en Valencia realmente no sé qué hubiera pasado. Nos veíamos saturados». Explicó que al haber tanto volumen de gente «ha sido imposible gestionar problemas como los olores a orín y la basura, sobre todo en el centro». Recordó que ahora que las Fallas son Patrimonio de la Humanidad es necesario preguntarse qué modelo de turismo se busca y qué actividades de las muchas que se programan en los barrios y en el centro hay que potenciar para dar más alternativas a los visitantes de la ciudad.

«Es preciso un modelo sostenible y no de botellón»

Francisco Romero Presidente Federación Primera A

Romero aseguró ayer que estas fiestas ha visitado distintos lugares para ver cómo se estaba desarrollando la fiesta y opinó que se ha generado un botellón desmesurado. «La Gran Vía Marqués de Turia estaba colapsada de botellones», explicó el presidente de la Federación de Primera A. «Se tiene que enfocar más a temas culturales para que conozcan el trabajo de los casales y de los artistas. Hay visitantes que nos preguntaban de qué estaban hechas las fallas por dentro. Hay inquietudes, pero falta explotar la fórmula de visitar casales, talleres y crear un turismo culinario». Propuso que se estudie ya el tema «porque de lo contrario el año que viene, que cae San José en lunes, se repetirá el problema». Dijo que «tiene que quedar claro que lo que hacemos son fallas».