Las Provincias
Fallas de Valencia

El aluvión de visitantes aumenta la basura y alcanza las 7.600 toneladas

  • La ceniza aumenta un 4,7% en parte por el peso de la falla municipal y el vandalismo destroza 1.300 papeleras

La multitud de visitantes y la enorme actividad desplegada en todos los barrios de Valencia ha supuesto un aumento en la recogida de basura, que ha llegado a las 7.636 toneladas, es decir, un 3,53% más que el pasado año. Ese fue el dato principal del balance ofrecido por la concejal de Medio Ambiente, Pilar Soriano, quien destacó la ausencia de incidentes serios y el incremento de algunos residuos para el reciclaje como el vidrio.

Los datos están contabilizados desde la madrugada del día 12, el primer fin de semana netamente fallero y con los premios de iluminación dados, inicio tradicional de la fiesta. Las dos zonas más complicadas para limpiar y recoger la basura han sido el Carmen y Ruzafa, debido a que las brigadas disponían de unas pocas horas desde el final de las verbenas hasta que los alrededores de los monumentos empezaban de nuevo a llenarse de público.

En la misma línea, también ha aumentado la cantidad de ceniza recogida, pese a que no llovió nada en la cremà, lo contrario a lo ocurrido en 2016. En total, 2.338 toneladas retiradas por las excavadoras con un aumento del 4,7% sobre el balance de 2016. La sección Especial ha cambiado poco, por lo que lo más probable es que se deba a la enormidad de la cremà de la falla municipal.

Soriano destacó incrementos en prácticamente todos los apartados de residuos como los envases, la basura domiciliaria y el vidrio. La orgánica, en prueba piloto en algunos barrios, apenas se ha reducido. Para intentar mantener la ciudad en condiciones de salubridad, el Consistorio ha autorizado a las contratas 7.500 jornadas laborales, lo que eleva el coste en marzo un millón de euros más que el resto de meses. Eso sí, ya estaba previsto en el presupuesto global y no será necesario realizar ningún modificado de créditos.

El vandalismo se ha notado sobre todo en las papeleras, con 1.299 destrozadas, ligeramente inferior al balance del pasado año, cuando se llegó a 1.324 rotas. La gran afluencia de público se notó especialmente el día 18, cuando la limpieza en Ruzafa tuvo que extenderse una hora más de lo previsto.

Soriano apuntó también que hasta este jueves continuará el repaso por toda la ciudad. Ayer por la mañana todavía quedaban numerosas calles por repasar, con montones de basura. La retirada de las carpas también desveló los restos de la fiesta. El Ayuntamiento ha abierto una veintena de actas a fallas que no han cumplido con lo dispuesto en el bando, es decir, la limpieza de las zonas autorizadas para sus actividades.

Para la concejal del grupo popular Maria Àngels Ramón-Llin, «la suciedad y los malos olores han sido en muchas calles la nota dominante durante los días de Fallas», unas deficiencias que achacó a una «mala planificación de los servicios de limpieza por parte del tripartito».

«Los operativos de limpieza han sido a todas luces insuficientes», destacó, para explicar que tanto en el centro como en los barrios «la frecuencia en la recogida y vaciado de contenedores y papeleras ha sido exigua en relación con las necesidades por el volumen de personas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate