Las Provincias

Fallas de Valencia
Cremà de una falla. :: lp
Cremà de una falla. :: lp

Los monumentos de 78 pueblos sucumben al fuego en la provincia de Valencia

  • Un trabajador de una pirotecnia sufre graves quemaduras al ser alcanzado por la explosión de una carcasa en Burjassot

valencia. Los monumentos falleros de los pueblos también sucumbieron a las llamas, como marca la tradición que cada año acompaña a la noche de San José, y 78 localidades de la provincia de Valencia, junto con Dénia, Burriana, Benicarló, la Vall d'Uixó y Almenara, vivieron con intensidad la cremà que puso fin a las Fallas 2017, una de las más multitudinarias al coincidir los últimos días de fiesta con el fin de semana.

El incidente más grave tuvo lugar ayer en la mascletà de la falla Espartero de Burjassot. Una carcasa explotó en el tubo y alcanzó al trabajador de la pirotecnia. La víctima sufrió graves quemaduras en un tobillo y otras partes de su cuerpo. El SAMU asistió al hombre de 47 años y lo trasladó al Hospital Intermutual de Levante.

Los efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia controlaron durante la cremà la seguridad de un total de 265 fallas en la provincia después de que fueran declaradas de riesgo. Los municipios donde se atendieron un mayor número de monumentos decretados de riesgo medio a muy alto, en función de la proximidad de las viviendas y otras circunstancias, fueron Alzira con un total 35 fallas, Sagunto (28), Torrent (27), Gandia (21), Xàtiva (19) y Paterna (19).

Tras analizar un total de 498 monumentos falleros en 78 municipios, el Consorcio destinó un operativo de 138 vehículos y 440 efectivos para dar cobertura a la cremà en la provincia. A estos efectivos se sumaron el apoyo de los bomberos forestales de la Generalitat, brigadas forestales de la Diputación, Divalterra y de los Servicios Especiales de Prevención y Extinción de Incendios (SEPEI) de Alicante.

En Torrent ardieron monumentos grandes e infantiles cuyo presupuesto total ha rozado los 400.000 euros. Un equipo de una treintena de bomberos controlaron la cremà con la colaboración de Protección Civil y agentes de la Policía Local. En poblaciones de la comarca de la Safor como Gandia, Oliva y Tavernes de la Valldigna, la cremà también se celebró con gran jolgorio y sin incidentes destacables. Los monumentos ardieron después de que los bomberos de Gandia y Oliva supervisaran todas las fallas.

Los 70 monumentos de las 35 comisiones falleras de Alzira también fueron pasto de las llamas en unas fiestas josefinas especiales para la falla El Mercat, que este año ha hecho historia al batir un récord de premios. Su monumento fue considerado el mejor de la ciudad por quinto año consecutivo, un hito que no había conseguido ninguna comisión hasta ahora en Alzira.

Xàtiva y Paterna también vivieron una noche intensa con el fuego como protagonista. El encendido de la mecha acabó con los mejores trabajos plantados por los artistas. La emoción invadió a muchos miembros de las comisiones al tener que despedir las fiestas con lágrimas en los ojos. Decenas de castillos de fuegos artificiales invadieron el cielo. Acabaron así unas Fallas que también reunieron a numeroso público en los pueblos.