La revolución del método de entrenamiento HIIT

Al acelerar tanto el metabolismo, unas horas después del ejercicio se siguen quemando calorías. /EFE
Al acelerar tanto el metabolismo, unas horas después del ejercicio se siguen quemando calorías. / EFE
Es muy eficiente si se busca bajar de peso o mejorar la resistenciaCombina alta intensidad con periodos cortos de reposo activo
EXTRASValencia

El deporte ha entrado en la rutina diaria de nuestra vida y lo ha hecho para quedarse. Los efectos negativos del sedentarismo que ha traído consigo la vida moderna son de sobra conocidos e incluso muchos especialistas recomiendan ya realizar deporte de manera continuada para evitar que el cuerpo se atrofie a edades tempranas.

Apuntarse a la piscina, a ‘crossfit’ o dedicarle unas horas semanales al gimnasio son algunas de las rutinas deportivas más comunes. El gimnasio siempre ha sido una de las primeras opciones, aunque cada día se ven más personas entrenando al aire libre con el dispositivo móvil al lado. Un nuevo vocabulario ha entrado en la vida de los deportistas amateurs: tabatas, ‘burpee’, TRX, ‘planck’... Los entrenamientos cortos de alta intensidad están a la orden del día, a veces monitorizados por entrenadores personales, pero la mayoría de usuarios se ha decantado por seguir las indicaciones de las numerosas aplicaciones móviles que oferta el mercado. Y la falta de tiempo ha hecho el resto. Son muchas las aplicaciones que ofrecen planes de entrenamiento y seguimiento, unas generalistas, donde puedes ir apuntando los logros en diferentes disciplinas y otras más específicas basadas en métodos de entrenamiento.

El concepto que sustenta muchos de los planes de entrenamiento que más están triunfando se conoce como HIIT, entrenamiento de intervalos de alta intensidad, en sus siglas en inglés. Este plan nace de los estudios de Martin Gibala, investigador de la Universidad McMaster (Canadá), e Izumi Tabata, de la Universidad de Ritsumeikan de Tokio (Japón), y está revolucionando por completo el mundo del ‘fitness’ debido a que cuenta con numerosos informes que avalan su eficacia y, además, requiere de poco tiempo al día para llevarlo a cabo. Eso sí, hay que tener cierta condición física antes de plantearse realizar ejercicios tan exigentes.Esta modalidad de entrenamiento ‘fitness’ combina intervalos de ejercicios de alta intensidad con periodos cortos de reposo activo. Entre las altas intensidades hay que realizar intervalos de bajas intensidades para que se pueda limpiar el ácido láctico. De esta forma se podrá continuar con los siguientes intervalos a un buen ritmo. Es especialmente eficiente si lo que se quiere es bajar de peso o mejorar la resistencia.

Este método ayuda a quemar más grasa que con el cardio tradicional, y en menos tiempo. Una hora corriendo a baja intensidad es mucho menos efectiva para quemar grasa que 20 minutos de rutina de entrenamiento HIIT. Al acelerar tanto el metabolismo, unas horas después del ejercicio se siguen quemando calorías. Asimismo, mejora la capacidad aeróbica y la anaeróbica, es decir, la resistencia, y ayuda a tonificar los músculos. Aunque es un entrenamiento duro se puede adaptar según la condición física de cada uno. En vista de sus beneficios para la salud y de la buena aceptación, muchos gimnasios han apostado ya por incluir estas metodologías conducidas por entrenadores dentro de sus servicios. Ir al gimnasio ya no significa peregrinar entre las infinitas máquinas de musculación o pasar largas horas en la bicicleta estática, la cinta de correr o la elíptica. Ahora son muchos los usuarios que van a las clases de 20 o 30 minutos de métodos de entrenamiento basados en HIIT. El tiempo es oro y el ser humano necesita ejercitarse. El plan de los siete minutosDentro de este concepto, el método concreto que más ha triunfado ha sido el conocido como el plan de ejercicios de 7 minutos, avalado por la revista American College of Sports Medicine’s Health & Fitness, donde fue publicado por Brett Klika y Chris Jordan, dos expertos del Human Performance Institute (Florida), que destrozaron el argumento más utilizado por los defensores del sedentarismo: la falta de tiempo.

Este plan consiste en doce ejercicios de alta intensidad que se practican en intervalos de 30 segundos con diez segundos de descanso entre cada uno, hasta una duración de siete minutos. El orden de los ejercicios es primordial pues está concebido para tonificar músculos opuestos y alternar diferentes ritmos cardíacos. Son millones las personas que han caído rendidas ante un programa que se practica con el propio peso corporal y que solo precisa de un banco o una silla y una pared.Entre las aplicaciones que desarrollan este entrenamiento destacan ‘The Jhonson & Jhonson Official 7 Minutes Workout app’. Es la aplicación oficial del método ideado por Chris Jordan que, de momento, sólo está disponible en inglés tanto para iOS como Android. Y ‘Seven’, que incluye diferentes tablas y desafíos para conseguir un cuerpo atlético. También está disponible en Android y iOS, y en castellano.

El HIIT no es algo nuevo, deportistas profesionales de diferentes disciplinas llevan mucho tiempo ejercitándose con este método. Lo que resulta novedoso es que ha llegado al mundo amateur como un tsunami. El mercado de las apps se está frotando las manos y los gimnasios han encontrado una nueva motivación para los usuarios eternamente decepcionados y aburridos con las pesas, las máquinas y la cinta de correr. El entrenamiento de alta intensidad es divertido, exige poco tiempo y se ve la evolución en pocas semanas.

Fotos

Vídeos