Quart implanta el drenaje sostenible

La olmeda histórica en la que se ha aplicado el sistema de drenaje urbano sostenible./LP
La olmeda histórica en la que se ha aplicado el sistema de drenaje urbano sostenible. / LP
Este sistema se ha aplicado a una olmeda histórica para reutilizar el agua de lluvia
REDACCIÓN.

El Ayuntamiento de Quart de Poblet ha iniciado el año 2018 dando un nuevo paso en su apuesta por la sostenibilidad con la puesta en marcha de los primeros sistemas de drenaje urbano sostenible (SUD’s) implantados en el municipio, con el objetivo de gestionar de modo eficaz y eficiente el ciclo de las aguas pluviales, asegurando su reutilización en óptimas condiciones, contribuyendo al ahorro y a la calidad ambiental y evitando las inundaciones en caso de precipitación.

Esta técnica innovadora se ha aplicado en el proyecto para la protección, mejora, uso y disfrute del entorno de la olmeda situada en la avenida Ramón y Cajal, que está recogida en el catálogo de árboles singulares del municipio dentro de la Ordenanza Reguladora de Parques, Jardines y Zonas Verdes. Se trata de una de las seis inversiones votadas por la ciudadanía en la convocatoria de presupuestos participativos para 2017.

La actuación da solución al problema generado en este ámbito por las aguas de escorrentía. Se trata de una zona en la que la pendiente del terreno hace que cuando llueve el agua fluya hacia el punto bajo, ubicado en el aparcamiento ubicado junto al CEIP La Constitució. Los restos de arrastres se concentraban, ensuciaban la acera y la calzada y llegaban incluso a obturar los imbornales, provocando encharcamientos. Con los SUD’s, en las lluvias caídas recientemente ya no se dieron estas circunstancias.

El primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo y Sostenibilidad, Juan Medina, explica que Quart de Poblet «ha apostado desde hace tiempo por soluciones económicamente muy viables y medioambientalmente sostenibles, como los SUD’s, cuya aplicación en la gestión de las aguas pluviales el polígono industrial estamos trabajando conjuntamente con la Universidad Politécnica de Valencia y con el aval de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), ya que se trata de una propuesta innovadora y responsable».

La gestión de pluviales estará en el polígono industrial

Este sistema se basa en técnicas sencillas, como los aljibes, los pavimentos permeables, las cubiertas vegetadas y el diseño de jardines para dirigir la escorrentía de los caminos hacia las zonas vegetadas deprimidas adyacentes.

En el caso de este proyecto se ha construido, por un lado, una zanja drenante llena de grava que capta y filtra los contaminantes de la escorrentía, además de permitir la infiltración de agua al terreno. Cuenta con un conducto perforado en el fondo para captar el agua y almacenarla en un pozo filtrante, desde el que pasa al subsuelo.

Por otro lado, el proyecto prevé un pozo drenante, de dos a tres metros de profundidad, que capta la escorrentía superficial y la recoge, permitiendo que se infiltre al terreno para recargar las aguas subterráneas. Así, el agua de lluvia no se contamina como ocurre cuando hay escorrentía y no precisa tratamiento, lo que supone un ahorro energético y económico. El Ayuntamiento también ha tomado medidas para proteger la olmeda como la construcción de un murete de piedra y un vallado.

Fotos

Vídeos