Iniciativa

Una variada oferta de servicios jurídicos basada en la experiencia

Las cuatro socias componentes de TESS el día que se constituyó la cooperativa./LP
Las cuatro socias componentes de TESS el día que se constituyó la cooperativa. / LP

La cooperativa TESS está formada por cuatro abogadas valencianas que comparten planteamientos y objetivos sociales

J. FALOMIR.

Son cuatro socias y todas ellas abogadas con una amplia experiencia profesional pese a que este nuevo proyecto cooperativo ha arrancado este mismo año. La Asesoría Jurídica TESS ofrece un amplio abanico de servicios que va desde las reclamaciones por accidentes laborales, las clausulas suelo o las herencias conflictivas hasta las demandas por violencia de género o la asistencia al detenido, por citar sólo algunos ejemplos. Si bien es cierto que gran parte de la actividad de TESS se centra en el derecho de familia.

«No es casualidad que seamos cuatro mujeres, aunque es cierto que en los inicios había un hombre que al final no se incorporó al proyecto», comenta Sarah Castillo, «como tampoco es casualidad que hayamos elegido la cooperativa como fórmula asociativa, porque ambas cosas se ajustan mucho a nuestra manera de pensar y de entender la vida», añade.

TESS no hace referencia a ninguna especialización o servicio jurídico, ni siquiera a una película de Polansky; es simplemente el acrónimo de los nombres de las socias que componen la asesoría: Trini Piqué, Elena Diago, Sandra Moreno y Sarah Castillo. Abogadas todas ellas, aunque Sara Castillo es además mediadora familiar y terapeuta Gestalt.

«Nos conocemos desde hará alrededor de cuatro años, cuando todas coincidimos en una plataforma por la defensa de un turno de oficio digno», recuerda Sarah. «Las cuatro tenemos muchas cosas en común y coincidimos en los planteamientos laborales y objetivos sociales. En ese aspecto estamos muy en sintonía. Como también lo estamos con los principios del cooperativismo, razón por la que optamos por esta fórmula», apunta.

«Otro de nuestros objetivos es que la vida laboral no anule la vida personal porque aunque se repita mucho como frase hecha trabajamos para vivir y no al revés. Conciliar trabajo y familia es una prioridad y más en casos como el nuestro donde hay madres de adolescentes».

Aunque la asesoría acaba de ponerse en marcha, concretamente en enero de este año, las cuatro profesionales que ocupan los despachos de la calle Chiva, 42 de Valencia acumulan años de trabajo. «Nosotras no partimos de cero, tenemos una larga experiencia profesional en el campo jurídico que van desde los 32 años que llevo yo ejerciendo a los14 años que lleva Sandra, la más joven de las socias».

Para constituir la cooperativa contaron con el apoyo de Fevecta, «que nos facilitó la información y nos ayudó con los trámites», señala Castillo.

Desjudicializar

La abogacía unió a estas cuatro expertas en derecho de familia, especialidad en la que quieren dar un asesoramiento multidisciplinar. «No se trata solo de resolver un caso de divorcio o separación conflictiva sino también de ofrecer la posibilidad de una mediación profesional para desjudicializar la que hasta ese momento ha sido vida de pareja», precisa Sarah Castillo. Y otro aspecto que es muy importante es ofrecer la posibilidad de una terapia, eso es lo que nos distingue de otros gabinetes jurídicos», comenta.

Otra razón que motivó a estas letradas a asociarse fue constatar que la dispersión no es nada competitiva frente a la unión de esfuerzos. «Todas nosotras trabajábamos antes en pequeños bufetes de los alrededores deValencia y vimos como esos despachos tienden a morir; por eso pensamos en concentar experiencias al tiempo que en potenciar las redes sociales para atender casos de menor complejidad». «Es evidente que hoy en día hay que estar en la red porque ya existe un importante grupo de clientes que han crecido con las nuevas tecnologías y prefieren que les atendamos por internet, antes que personarse en el despacho. Por eso queremos dar importancia a este aspecto», concluye Sarah Castillo.

Fotos

Vídeos