El futuro que vive el cooperativismo

Opinión de Emili Villaescusa Blanca, presidente de la Confederació de Cooperatives de la Comunitat Valenciana

Seguramente voy a titular este artículo haciendo referencia al Futuro. Estamos ya en el futuro y debemos apostar por él a conciencia. Y, ¿cuál es ese futuro que ya vivimos? Ni más ni menos que el que hemos gestado en los últimos meses.

Recuerdo cuando a finales de 2016 y principios de 2017 hablábamos del año de oportunidades para el cooperativismo valenciano. Sabíamos y éramos conscientes que sería tiempo de oportunidades porque el trabajo desempeñado para conseguirlo nos llevaba indiscutiblemente a ello: Apostamos por revisar muchas cosas y plantear muchas otras, en materia de ayudas al cooperativismo, al fomento del sector, la reorganización del Consejo Valenciano del Cooperativismo (CVC), la publicación de un nuevo reglamento del registro de cooperativas, entre otros. Con todo, apelamos a la voluntad política porque lo que estábamos reclamando era perfectamente razonable y no era para nada complicado de poner en marcha y contábamos con la recomendación que hizo les Corts Valencianes unos años atrás cuando, por unanimidad de los grupos parlamentarios, instaban al Consell a elaborar un plan de actuación de impulso y de extensión del cooperativismo, dados los resultados positivos que la fórmula cooperativa había tenido durante la crisis económica, en comparación con otras fórmulas societarias. La voluntad política también trabajó mirando al futuro y esa recomendación adquirió rango de ley en 2014 con la obligación de elaborar un plan bienal de apoyo y fomento del cooperativismo, que finalmente se aprobó en octubre del pasado año y que tiene vigencia este año 2018 y el que viene.

Así que, en el futuro más próximo, tenemos la responsabilidad de desarrollar y aplicar el primer Plan Bienal de Apoyo al Fomento del cooperativismo (Fent Cooperatives), que da cumplimiento a un mandato legal de la Ley de Cooperativas de la CV y que tiene como objetivo el de mejorar la competitividad de las cooperativas valencianas. Se trata de un plan que se ha hecho pensando en las cooperativas y para las cooperativas, para ayudarles en su objetivo de progresar y de crecer día a día, de ser más productivas e innovadoras en su ámbito; en definitiva, de apoyarles en el presente para que tengan un mejor futuro. El impulso de este plan depende de todos y debemos trabajar por su buen desarrollo, porque ahora, en el futuro que vivimos, hemos empezado un camino de impulso cooperativo que viene a reafirmar nuestra manera de ser empresa, porque trabajamos por conseguir una Comunitat Valenciana más integrada, más sólida, más potente económicamente, más inclusiva y más sostenible. Y nuestro Futuro pasa por trabajar y hablar de transformación del modelo productivo, de innovación, de digitalización, internacionalización, empleabilidad, FP Dual, de trabajos emergentes, pero siempre acuñando nuestra manera de hacer las cosas, apostando por las personas como centro de la actividad económica, con el sentimiento de pertenencia a un proyecto que merece la pena, fomentando la convivencia -como diría Adela Cortina, la amistad cívica-, la dinamización social, los lazos relacionales, la solidaridad, el diálogo, la colaboración, la transparencia, la responsabilidad social… A estas alturas no creo que a nadie le quepa la menor duda que el movimiento cooperativo puede y debe ser un factor importante en la construcción de una sociedad más cohesionada, tanto a nivel interno -del propio movimiento cooperativo-, como externo, impulsando dichos valores hacia la sociedad, dando ejemplo de comportamiento ético «hasta en las cosas de comer», como son los recursos económicos, técnicos y personales, poniéndolos al servicio del bien común. Sin duda, este tipo de comportamiento, no sólo es rentable económicamente, sino también sostenible. Y nuestro futuro, el que ahora vivimos, nos pide a gritos que continuemos con este comportamiento para seguir creciendo.

Fotos

Vídeos