La entidad para los emprendedores de Castellón da sus primeros frutos

Uno de los cursos que se imparten en Beta.coop para formar a los cooperativistas. /DM
Uno de los cursos que se imparten en Beta.coop para formar a los cooperativistas. / DM
Fevecta y el Ayuntamiento de Castellón firman la renovación del convenio de colaboración con Beta.coop para el año 2018
ADRIÁN BACHERO.

La alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, y el presidente de Fevecta, Emilio Sampedro, han firmado la renovación del convenio de colaboración que mantienen para dar continuidad a la cooperativa de emprendedores de Castellón, Beta.coop, la primera de sus características en la Comunitat Valenciana. Un año después de la firma del primer convenio por el que el consistorio daba luz verde a este proyecto para apoyar la actividad emprendedora en la ciudad, Beta.coop ofrece ya resultados positivos.

«Beta.coop es una solución para quienes están pensando en generar o mejorar su puesto de trabajo a través del emprendimiento y quieren consolidar y testar su idea de negocio antes de crear la empresa. Es, por así decir, un banco de pruebas en el que poder experimentar una idea de negocio en un entorno controlado», destaca Paco Viciano, director técnico de la entidad, quien además añade que «para ello, Beta.coop alberga en su seno a proyectos o iniciativas emprendedoras, integradas cada una de ellas por dos o más personas, con el objetivo de ofrecer una experiencia real de emprendimiento cooperativo a través de una fórmula empresarial novedosa, la cooperativa de emprendedores. Permite a los grupos de emprendedores que se van incorporando consolidar sus proyectos a través de sesiones de acompañamiento y tutorización, formación en aquellas áreas profesionales y de gestión que precisen, así como la oportunidad de testar su actividad profesional en un entorno real». «Además, los emprendedores se benefician de la experiencia de participar como socios en la gestión de la cooperativa de emprendedores, y también del acceso a espacios y recursos que la cooperativa pone a su disposición» dice Viciano.

Aprovechar sinergias

Ubicada en Castellón, tiene sus instalaciones en el Edificio CIES (Centro de Innovación, Energía y Sostenibilidad), en la calle Lituania, 10, de la Ciudad del Transporte. «Son unos espacios cedidos por el consistorio municipal y que consideramos especialmente adecuados para aprovechar sinergias ya que comparten espacios con el resto de recursos municipales destinados a los emprendedores de la ciudad bajo la marca Castelló Crea Emprendimiento», detalla.

Como toda cooperativa, Beta. coop tiene un consejo rector, integrado en este caso por cinco miembros. La presidencia la ha asumido Fevecta, como entidad promotora de la iniciativa, y en su representación está al frente su presidente, Emilio Sampedro, y el resto de cargos están repartidos de manera que todas las partes integrantes de la cooperativa estén representadas en el principal órgano de gestión y tengan, por tanto, voz y voto en todas las actuaciones.

El objetivo último de esta cooperativa es conseguir generar empleos estables y de calidad a través de la generación de tantas cooperativas de trabajo como sea posible, lo que dependerá de los grupos que vayan incorporándose a la iniciativa y que vayan probando que han alcanzado el grado de madurez necesario para volar solos.

«En su momento se decidió poner en marcha esta cooperativa de emprendedores porque a menudo nos encontramos con que un buen número de emprendimientos se frustran antes incluso de llegar a constituirse formalmente, a pesar de tratarse de ideas de negocio sólidas y ampliamente desarrolladas. Detectábamos que muchas personas no acaban de animarse a constituir su empresa por las incertidumbres, los riesgos o los gastos que conlleva iniciar una actividad empresarial. En otras ocasiones veíamos que otros proyectos echan a andar demasiado pronto», argumenta Viciano.

Siete proyectos

En la actualidad, beta.coop alberga siete proyectos: Holos, La Webberia, Mira Mamá! (ya en proceso de constitución como cooperativa de trabajo), Remsoul, Decorpc, Unomaswild y Gap Interiorismo.

«A estos proyectos, nosotros ofrecemos acompañamiento personalizado en el proceso inicial: Orientación para la definición y puesta en marcha de la actividad con un servicio adaptado a las necesidades del proyecto; apoyo a la redefinición del modelo de negocio y la viabilidad a través de sesiones de seguimiento personalizadas; formación a la carta según las necesidades de cada grupo y/o de cada persona; gestión de oportunidades para testar su actividad profesional en un entorno real; asesoramiento en materia contable, fiscal, jurídico-mercantil…; y también disponemos de espacios físicos de cooperación y recursos comunes», destaca Viciano.

Todo esto puede transcurrir en un período de tiempo que variará entre los 12 y los 18 meses. Al finalizar la experiencia, los proyectos que hayan probado su validez y estén preparados para funcionar de manera autónoma, constituirán su propia cooperativa de trabajo e irán dejando espacio para que entren nuevas iniciativas. Sin duda, Beta.coop constituye una iniciativa que combina cooperativismo y emprendedurismo que permite a los participantes centrarse en la idea y en su lanzamiento, dejando para más adelante la decisión de crear la empresa, con lo que ello conlleva.

En la web www.beta.coop, se puede encontrar toda la información sobre el proyecto.

Fotos

Vídeos