Coviñas, Les Useres, La Viña y Bocopa recogen sus frutos

Reciente cata de vinos de la bodega Bocopa./LP
Reciente cata de vinos de la bodega Bocopa. / LP
J. FALOMIRvalencia

Los vinos valencianos hace tiempo que empezaron a hacerse un importante hueco en el mercado. Las bodegas de la Comunitat se han puesto en valor en los últimos años apelando a sus tres denominaciones de origen. El esfuerzo y la profesionalidad de las nuevas generaciones de enólogos, bodegueros y viticultores, principalmente, han conseguido llevar a cabo una extraordinaria transformación en la viticultura, la técnica de elaboración y la calidad de los vinos.

En este camino de perefección, las cooperativas vitivinícolas han jugado un papel decisivo junto con las pequeñas bodegas, que han liderado la innovación y apostado por la calidad, mejorando la imagen y la calidad de los vinos valencianos. En la actualidad, tanto pequeñas como grandes bodegas participan de esta apuesta por el cuidado en la elaboración del vino. Así las cosas, no es sorprendente aunque sí encomiable que la cooperativa requenense Grupo Coviñas haya cerrado 2017 con un nuevo récord de ventas, al superar los 12.5 millones de botellas vendidas, un 10% más que el año anterior.

Toneles de roble de la cooperativa requenense Coviñas.
Toneles de roble de la cooperativa requenense Coviñas. / LP

La facturación total del Grupo, logró un incremento del 35%, al llegar a los 24 millones de euros. Datos que vienen a certificar «la progresión y el crecimiento sostenido de esta gran cooperativa requenense, que ha visto cómo, en menos de una década, ha multiplicado por cuatro sus cifras de negocio», según palabras del presidente de Coviñas, José Miguel Medina, quien se mostró feliz con unos datos que, según afirmó, «demuestran el buen estado de salud del grupo», que ha visto cómo aumentaban sus ventas a pesar de la caída de la producción de vino en España en un 17%. En lo que se refiere al mercado nacional, Coviñas también ha incrementado sus ventas hasta llegar a los 2,7 millones de euros, casi un 5% que el año anterior. A estas cifras de ventas, «tanto en el mercado nacional como en el internacional, hay que sumar las ventas del granel, hasta alcanzar los 24 millones de euros».

Vinos de Castellón

Los vinos de Castellón también están viviendo una etapa de verdadero renacimiento, amparados en parte por su Indicación Geográfica Protegida (IPG). La bodega Les Useres es un buen exponenente de este auge. Fundada en 1960 por iniciativa de un grupo de bodegueros y viticultores de les Useres que se unieron para mejorar la calidad, comercialización y precio de sus vinos, introdujeron viñedos híbridos como consecuencia de los cambios en los gustos del mercado. Situada a cinco kilómetros de la población de Les Useres, la bodega controla todas las fases del vino. La uva procede exclusivamente de las viñas de sus socios y la bodega dispone de todas las infraestructuras necesarias para la elaboración de vino de calidad desde la entrada, fermentación controlada, parque de barricas, sistemas de filtrado y embotellado.

La bodega forma parte de la IGP Castelló y comercializa las marcas ‘86 Winegrowers’, 33 Route y l’Alcalatén. Con una amplia gama de vinos, desde blancos y rosados a tintos envejecidos en barrica de roble de hasta 22 meses. Hace poco lanzaron la nueva marca El Peregrí, que fue todo un éxito. La primera añada apenas duró 50 días en bodega.

Certificación BRC

Por otra parte, la cooperativa La Viña de La Font de la Figuera, socia de Anecoop y con D.O.P. Valencia, ha vuelto a obtener la certificación BRC relativa a seguridad alimentaria con la máxima puntuación posible, AA+. Tan sólo cuatro bodegas más en toda España (Bodegas Rioja Vega, Castellblanch, Codorniu y El Coto de Rioja) han conseguido esta calificación en el último año. Durante la misma auditoría, Bodega La Viña, también renovó el certificado de IFS (International Food Standard) con la máxima calificación, al igual que en los últimos diez años. Este reconocimiento, o estándar global BRC para la certificación de la Seguridad Alimentaria, aporta, en opinión del director de La Viña, José Agustín Martínez, «un sello reconocido internacionalmente en materia de calidad, seguridad y responsabilidad alimentaria a nuestras marcas. Es la mejor garantía de que elaboramos vinos seguros y de calidad y nos enorgullece ser una de las cinco bodegas españolas que comparten esta puntuación máxima».

La Viña es una empresa puntera en el mundo del vino y una de las principales bodegas de la D.O.P. Valencia. Y por último, la bodega alicantina Bocopa, realizó recientemente con enorme éxito una cata organizada por el Centro Comercial Ademuz-Hipercor en colaboración con la Conselleria d´Agricultura, Medi Ambient, Canvi Climàtic i Desenvolupament Rural. En este encuentro se realizon catas de tres conocidas marcas la Bodega Bocopa: Marina Alta, Laudum Roble y Marina espumante. Eva R. Mittermuller fue la enóloga encargada de presentar los vinos y dirigir la cata.

Fotos

Vídeos