Biopenyagolosa pone en valor la calidad de la trufa de Vistabella

Biopenyagolosa pone en valor la calidad de la trufa de Vistabella
Inmersa en plena campaña del llamado ‘diamante negro’, la cooperativa elabora productos trufados con sal, aceite, miel o coñac
JAVIER CABRERIZOcastellón

La cooperativa agroforestal Biopenyagolosa, creada en 2011 en la población castellonense de Vistabella del Maestrat, produce y comercializa alimentos agroecológicos en régimen de cooperativa autogestionada por parte de un grupo de emprendedores de la zona. Su actividad se centra en la comercialización de patata, legumbres y trufas entre otros productos, así como la elaboración de delicias gourmet trufadas de sal, miel, aceite y coñac.

Biopenyagolosa lleva a cabo el cultivo natural y ecológico en las tierras más altas junto al pico Penyagolosa, ubicadas en el término municipal de Vistabella, el pueblo más alto de toda la Comunitat Valenciana. Este emplazamiento privilegiado confiere a sus tierras unas características únicas para generar productos de primera calidad, con un sabor diferenciado. En este sentido, la trufa de Vistabella se caracteriza por su calidad organoléptica, con aroma y sabor intenso gracias a las peculiaridades de producción.

Los truficultores de la entidad recolectan bajo demanda, es decir la búsqueda de las trufas empieza con la confirmación del pedido por parte del cliente. Así garantizan la máxima durabilidad natural del producto. Al igual que la mayoría de productos vegetales, la trufa recién cogida se somete a un choque térmico para alargar la vida útil de los carpóforos.

Cultivo de altura

Junto a la trufa y sus derivados, la patata es otro de los puntos fuertes del colectivo, a través de ‘Pataca de Vistabella’, la marca registrada propiedad de la entidad creada para apoyar al grupo de agricultores que siguen cultivando a más de 1.200 metros de altura esta materia prima. El uso de técnicas naturales, sin ninguna solución de origen químico de síntesis, favorece la fertilidad del suelo y el escrupuloso respeto del entorno físico. Esta exclusiva patata ya ha sido reconocida con el distintivo de Producto Natural dentro de la prestigiosa marca Parcs Naturals de la Generalitat Valenciana.

Durante el años 2015 Biopenyagolosa dio un paso más con el proceso de certificación ecológica del Comité de Agricultura Ecológica de la Comunitat Valenciana (CAECV), y ya dispone actualmente del sello de conformidad para la comercialización de los productos con certificado ecológico. Además, cuenta con los distintivos de Castelló Ruta de Sabor, marca de la Diputación de Castellón, pasando a formar parte de los mejores productos de la provincia, capital de la dieta mediterránea. Dentro de sus actividades, la cooperativa agroforestal participa periódicamente en numerosas ferias agrícolas y gastronómicas. Allí, Biopenyagolosa acerca al cliente final las cualidades naturales de sus productos, sus sobresalientes propiedades y el valor añadido que aporta como respaldo a lo autóctono y al mundo rural.

XI Jornades de la Tófona

Se da además la circunstancia de que este mismo sábado, 10 de febrero, se celebran en Vistabella las XI Jornades de la Tófona 2018. A lo largo de todo el día se podrán degustar en la barra de Casal Jove tapas gracias a la colaboración de la organización de ‘l’Aplec de Penyagolosa‘. Luego se prodecerá a la inauguración del mercado de la trufa con la actuación de la Rondalla de Vistabella. Una charla a cargo de Lucía Cocina Romero, ingeniera agrónoma, sobre el riego eficiente y elaboración de agujeros y turba para potenciar la producción de la trufa, será el siguiente actos del programa, antes de proceder al concurso de perros buscadores de trufas. Un show cooking trufero a cargo de la Cooperativa Biopenyagolosa y Foresttuber en el Casal Jove, servirá para aprender los distintos usos culinarios de la trufa. Y, por último, el concurso de la trufa más grande y la entrega de los premios del concurso de los perros buscadores de trufas.pondrán fina a la jornada.

Fotos

Vídeos