Alojarse en un enclave privilegiado

Casas rurales de la Cooperativa Las Masadas./LP
Casas rurales de la Cooperativa Las Masadas. / LP
Mar de la Carrasca y la Posada del río Carbó, dos casas rurales para desconectar del mundo en el paraje de Villahermosa del Río
ADRIÁN BACHERO.

La Cooperativa Las Masadas, integrada por las casas rurales Mar de la Carrasca y la Posada del río Carbó, se constituyó hace más de 15 años en Villahermosa del Río. Alberto Ruiz y Pedro Carreño, los dos socios de la entidad, destacan que «la idea surgió por buscarnos la vida en esta zona y, a principios de siglo, el turismo rural estaba empezando a despegar. Así, decidimos formar una cooperativa de trabajo asociado entre amigos que estábamos intentando subsistir en este medio. Queríamos vivir en las montañas del Penyagolosa y decidimos iniciar esta aventura». En la actualidad, ambos cuentan con la ayuda de Isabel y Teresa para la gestión de los alojamientos.

Con el paso de los años, Las Masadas ha ido consolidándose en el mercado, ya que han alcanzado casi la ocupación plena en fin de semana y festivos, y desde hace dos años también han mejorado la estancia entre semana.

«La gente lo que busca con este tipo de turismo es desconectar de la rutina del día a día o del estrés del trabajo y rodearse del medio rural, que cuenta con valores como el silencio, bellos paisajes, relax, gastronomía de la zona artesanal o ecológica», afirman los socios, y añaden que «las personas buscan un espacio libre donde desarrollarse o encontrar otros intereses durante un tiempo limitado».

Por un lado, Mar de la Carrasca ofrece, a través de sus diferentes espacios, confort y belleza arquitectónica sostenida por la quietud de las montañas y los bosques, donde los cambios de luz van modelando la fisonomía del paisaje. La masía, que data de principios del siglo XX, tiene capacidad para seis personas y hasta 10 en camas supletorias y ofrece la posibilidad de alquilar por habitaciones o completa. El alquiler completo está destinado a grupos de amigos o familias que quieran, en exclusiva, todas las habitaciones; en esta modalidad los clientes pueden solicitar la comida que deseen y, entre otros, también pueden recibir clases de yoga, meditación guiada o kinesiología. Por su lado, el alquiler de habitaciones garantiza mayor intimidad para escapadas de parejas. En esta modalidad también se ofrecen los servicios de comida y talleres.

Las instalaciones están acondicionadas para acoger un enlace matrimonial. «Celebramos bodas activas, conscientes, íntimas y simbólicas donde la naturaleza es la gran protagonista. Para quienes quieren hacer de su ceremonia un rito consciente, siendo actuantes y creadores a la vez», señalan. Además, Mar de la Carrasca también cuenta con una casa para dos personas junto a la masía principal, el Barco, un espacio diáfano tipo loft con bañera con una arquitectura singular.

Desconexión total

«Queremos ofrecer un espacio para la desconexión y la calma, rodeados de silencio únicamente turbado por los sonidos de la naturaleza, sin wifi y sin televisión. A ello hay que sumar una calefacción central a través de nuestra cocina económica, que con un solo fuego suministra calor para toda la casa a través de radiadores, y varias estufas de leña distribuidas por la masía que generan un ambiente cálido y auténtico, fuera del tiempo», argumentan.

Por otro lado, la Posada del río Carbó, ofrece tan solo una modalidad de estancia: alquiler por habitaciones. Es muy parecido al alojamiento en un hotel, ya que tienes opción a comida o cena, el desayuno casi siempre está incluido en el precio de la habitación, dispones de documentación de la zona y servicio de limpieza. La masía dispone de salón con chimenea, comedor, cuatro habitaciones con cama de matrimonio y baño, amplias zonas recreativas y ajardinadas alrededor.

Además, se tiene acceso a las distintas actividades que se realicen en la casa, según la estación del año, como puede ser la recogida de setas, plantas medicinales u aromáticas, identificación y secado de las mismas; observación de la fauna o de los huertos ecológicos; charlas sobre cultivos; observación del cielo con telescopio e identificación de los planetas y las constelaciones; paseos y excursiones guiadas con perros guías a los lugares más bonitos de los alrededores; distintas terapias de crecimiento personal: meditación guiada, reiki, masaje, o reflexología.

Cocina ecológica

Asimismo, la Cooperativa Las Masadas también se diferencia por su oferta gastronómica: «Cocina ecológica y tradicional de kilómetro 0». Así definen Alberto y Pedro su servicio de alimentación. «Basamos nuestra propuesta gastronómica en productos ecológicos que nos proporcionan nuestras huertas y los combinamos con otros que conseguimos en el mismo pueblo. Siempre son platos sanos y estamos preparados para ofrecer comida vegetariana, vegana o macrobiótica», precisan.

Finalmente, cabe destacar que la entidad cuenta con sendas páginas web, www.mardelacarrasca.es y www.laposadadelriocarbo.com, con toda su oferta, disponibilidad, tarifas y reservas.

Temas

Turista

Fotos

Vídeos