Madrid sigue a Valencia en el cobro a los cajeros bancarios

El Ayuntamiento aplica desde 2014 una tasa para cobrar los bancos por los cajeros que recaen a la vía pública, es decir, a las aceras. El Consistorio de Madrid ha decidido seguir esta vía de financiación y aprobará el próximo año un tributo con el que espera recaudar 745.000 euros, resultado de los 2.084 que hay en la capital de España en esta situación.

En el caso de Valencia, la recaudación prevista este ejercicio asciende a 163.200 euros, de los que ya se han ingresado un total de 126.837 euros. Fuentes cercanas a la concejalía de Hacienda indicaron que la previsión el próximo año es mantener esa cifra o ir a la baja, dada la reducción paulatina de sucursales desde el inicio de las crisis económica.

Esto último se refleja en el anuario estadístico municipal, donde en 2010 se contabilizaron 1.254 oficinas bancarias, una cifra que bajó el pasado año a los 820 establecimientos. Esta reducción ha afectado obviamente a los cajeros.

El Ayuntamiento intentó en 2013 aplicar la tasa, aunque en aquella ocasión desistió al entender que la recaudación no compensaba los gastos de tramitación. Meses después cambió el panorama y un estudio determinó la cantidad a cobrar a los bancos.

Los 160.000 euros no resuelven las carestías municipales, aunque Valencia seguirá con la tasa. La que el próximo año estará en vigor por primera vez será la que grave la actividad de las operadoras de telefonía en la ciudad y con la que se espera recaudar unos dos millones de euros, según adelantó hace escasas fechas el delegado de Hacienda, Ramón Vilar. Se trata de una previsión a la baja y que podía duplicarse en caso de que no se presente ningún recurso.