Las Provincias

El PP arrasa en el Senado y gana seis representantes

El PP vuelve a arrasar en el Senado y gana seis representantes

  • Logra 130 senadores, la mayoría absoluta; el PSOE pierde cuatro asientos, los mismos que Podemos

Es su última línea de defensa y la mantiene bien abastecida frente a la oposición. El Partido Popular (PP) ha vuelto a ganar con holgura en el Senado, donde conserva una cómoda hegemonía, a mucha distancia de todos los demás. El PP mantiene el control de la Cámara Baja y la convierte en una suerte de fortín frente al Congreso, donde ha vuelto a quedar muy lejos de la mayoría absoluta. Siguen los populares sin fallar en el Senado y lo hacen por tercera vez consecutiva. De los 208 senadores que se elegían ayer por elección popular, logró 130 (seis más que hace seis meses), que junto a los 21 designados por las Comunidades Autónómas, suman 151, diecisiete más de los que necesita para la mayoría absoluta (266 escaños). Pero es que además la distancia frente al PSOE, la segunda fuerza política, es enorme: 87 asientos.

Los socialistas empeoran sus resultados de hace solo seis meses. El PSOE ha obtenido 43 escaños, cuatro menos de los logrados en las anteriores elecciones generales (47), lo que supone un retroceso en consonancia al del Congreso de los Diputados, donde ha perdido cinco representantes.

En tercer lugar ha quedado Podemos y sus distintas marcas, que en su conjunto cosechan 12 senadores, cuatro menos de los del pasado 20 de diciembre. La coalición independentista ERC-CAT SÍ queda como cuarta fuerza política (10 escaños) por delante del PNV, que con el 96% de los votos escrutados se movía en tre los cinco y los seis (antes tenía seis).

La cómoda mayoría absoluta del PP en el Senado permitirá al cabeza de lista por Madrid, Pío García Escudero, continuar como presidente un tercer mandato. Escudero, madrileño de 63 años y arquitecto de formación, es uno de los más veteranos dirigentes del PP.

Los resultados en el Senado arrojan algunas claves dignas de mención, por ejemplo la fuerza del PP en las comunidades autónomas más rurales. Casi el 40% de todos los senadores logrados ayer por los populares en las urnas salen únicamente de tres regiones: Castilla León (27 senadores, el triple que el PSOE), Castilla-La Mancha (15) y Galicia (12).

Los socialistas, muy lejos de los populares, tienen al menos el consuelo de no haber caído en el descalabro y de conseguir, por primera vez en tres legislaturas, un escaño por la circunscripción de Madrid.

Ciudadanos, la cuarta fuerza política del país, se ha quedado sin representación en el Senado, institución que el partido de Albert Rivera abogaba por eliminar.

Mayoría de bloqueo

La mayoría absoluta del partido de Mariano Rajoy en el Senado le permitirá bloquear cualquier reforma constitucional que proponga el Congreso, que, recordemos, es una de las propuestas estrella de Pedro Sánchez para desatascar el ‘problema catalán’ con su reto independentista. Y hablando de Cataluña, precisamente es esta Cámara la que tiene la potestad de aplicar el polémico artículo 155 de la Constitución en Cataluña. Son los senadores, los que en última instancia, deben votar la aplicación del citado artículo en el caso de que el Gobierno lo invoque «para adoptar las medidas necesarias» que obliguen al cumplimiento «forzoso» de la legalidad vigente.

Asímismo, el PP y sus 151 senadores podrán ralentizar la entrada en vigor de las leyes que apruebe el Congreso sin su apoyo. Si se bloquean en el Senado, esas leyes volverán al Congreso, que tendrá la posibilidad de levantar el veto y aprobarlas definitivamente si lo decide la mayoría absoluta de los diputados. En caso contrario, se volverán a votar dos meses después del bloqueo del Senado, y en ese momento será suficiente aprobarlas por mayoría simple.

En consecuencia, el Senado, esa cámara que el PSOE quiere llevar a Barcelona y otros partidos quieren directamente eliminar, sí tiene más poder del que se le suele otorgar, como la hermana pequeña de nuestro sistema parlamentario. Pequeña, que no pobre pues sus señorías superan los cuatro mil euros al mes de sueldo, que alcanza los doce mil en el caso del presidente.

Sólo en salarios disponen de un presupuesto de 13 millones de euros. Cada senador tiene asignado un salario base de 2.813 euros al mes. Además de esta cantidad fija, a cada uno de ellos les corresponde una «indemnización» dedicada a cubrir «los gastos que les origine la actividad de la Cámara», que supone 1.823 euros más para los diputados de circunscripciones distintas a Madrid.