Las Provincias

Elecciones EEUU
Jean-Claude Juncker.
Jean-Claude Juncker. / Efe

«Es más importante que nunca fortalecer las relaciones trasatlánticas»

  • El presidente de la Comisión Europea y el del Consejo Europeo invitan a Trump a Bruselas para una cumbre entre ambas potencias

Se hizo esperar, pero minutos después de las diez de la mañana, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión, Jean-Claude Juncker, publicaron un comunicado conjunto en el que trasladan sus "más sinceras felicitaciones" al candidato republicano y muestran una actitud de mano tendida ante "desafíos enormes" como el terrorismos yihadista, el cambio climático, la inmigración o las amenazas a la integridad y la soberanía de Ucrani. "Es más importante que nunca fortalecer las relaciones trasatlánticas para hacerles frente", aseguran.

Sin embargo, su mensaje está cargado de intencionalidad al recordar, por ejemplo, que la "estratégica alianza" entre ambos bloques está sustentada "en nuestro valores comunes de libertad, derechos humanos, democracia y creencia en la economía de mercado". Algo, precisamente, por lo que no es caracterizado Trump. "Durante años hemos trabajado de forma conjunta para asegurar la paz y la prosperidad de nuestros ciudadanos y del resto del mundo", insisten.

No sólo eso. La mención de Ucrania entre los grandes retos comunes no es baladí ya que Donald Trump, en sus coqueteos con Vladímir Putin, había anunciado que dará por buena la ilegal anexión de Crimea por parte de Rusia, algo que no consentirá una Europa que está echando el resto a favor de Ucrania al considerarla una batalla geopolítica clave.

En este sentido, Juncker y Tusk insisten en la necesidad de "consolidar los puentes creados todos estos años" e invitan al nuevo inquilino de la Casa Blanca a la celebración de un cumbre traslántica en Bruselas que se celebraría, lógicamente, cuando Trump pueda… O quiera.

El papel de EE UU en la OTAN

La OTAN llevaba meses conteniendo la respiración siguiendo sondeo a sondeo cuál será el futuro de la primera potencia mundial y por ende, de la Alianza Atlántica. Porque ‘papá’ Estados Unidos podría dejar de serlo si el republicano Donald Trump cumple sus amenazas. Lo intocable ha dejado de serlo y podría provocar un tsunami geopolítico de terribles proporciones e impredecibles consecuencias. Ganó Trump. ¿Y ahora, qué?

El secretario general, Jens Stoltenberg, ha enviado minutos antes de las diez un breve comunicado de felicitación al republicano en el que asegura que espera con interés con interés poder trabajar con él. Lo ha hecho antes de recordar que "nos enfrentamos a un desafiante nuevo entorno de seguridad, incluyendo la guerra híbrida, ataques cibernéticos y la amenaza del terrorismo". Por ello y tras subrayar que "el liderazgo estadounidense es tan importante como siempre", ha recordado que la Alianza ha reunido "a los amigos más cercanos de Estados Unidos en tiempos de paz y de conflicto durante casi 70 años". "Una OTAN fuerte es buena para los Estados Unidos y buena para Europa", ha zanjado.

Por último, ha señalado que la OTAN "ha respondido con determinación a la nueva situación de seguridad pero aún tenemos más trabajo que hacer". Mano tendida que se consumará en la cumbre que se celebrará el año que viene en los nuevos cuarteles generales de la Alianza en Bruselas con motivo de la nueva elección del presidente de los Estados Unidos.

¿Por qué tanta incertiumdumbre? Porque Trump tachó a la Alianza de «obsoleta» advirtiendo de que o el resto de países aumentan su gasto militar o Estados Unidos dejará de protegerles. Tal es así, que llegó a asegurar que no respondería a un ataque de Rusia a las tres exrepúblicas bálticas (Letonia, Estonia y Lituania) si estos países no incrementan sus presupuestos. Si es así, se lo pensaría... No hay que olvidar que pese a sumar el 19% del PIB mundial, EE UU copa el 40% del gasto militar.

Esta retahíla de ataques han sido siempre contestados por los demócratas y recientemente por el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien tras matizar que no pretendía interferir en las elecciones, advirtió de que los principios fundacionales de la organización no se basan en «si tú no pagas no te protejo». La clave es el artículo 5, que consagra el literario uno para todos y todos para uno.