La vicepresidenta: «Puigdemont ha llegado al final del trayecto»

ATLAS

El Gobierno garantiza estar preparado «para hacer que el expresidente responda ante la justicia» y descarta la vuelta del líder de Junts per Catalunya a la Generalitat

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El Gobierno da por agotada la vía Puigdemont. Soraya Sáenz de Santamaría argumenta que el expresidente sólo podría ser investido con una “vulneración flagrante de la ley” que sería recurrida de inmediato. En la Moncloa se han estudiado todos los escenarios para cerrar el paso al Parlamento catalán en caso de permitir una elección a distancia, con el candidato instalado en Bruselas. Y ven complicado que el líder de Junts per Catalunya encuentre otra vía para retornar a la Generalitat. Por eso, la vicepresidenta concluye: “Puigdemont ha llegado al final del trayecto”.

Sobre el expresidente pesa una orden nacional de detención, por lo que su vuelta a Cataluña supondría su arresto inmediato. “Estamos preparados -ha advertido Sáenz de Santamaría en la Cadena Cope- para hacer que responda ante la justicia”. Mientras tanto, la número dos del Gobierno cree que Puigdemont se dedicará “a la propaganda y a mantener ese mito que se autoconstruye”, pero, a su juicio, “si pensara en Cataluña y hasta en el independentismo, daría un paso atrás”. “Puede adoptar decisiones poco racionales porque esa es su manera de ser y a lo que nos tiene acostumbrados, pero no puede ser presidente de la Generalitat y lo sabe”, ha sentenciado.

Más información

Ni tan siquiera que el Parlamento catalán llegara a otorgar su confianza al candidato de Junts per Catalunya resultaría suficiente para levantar la intervención de la autonomía. De celebrarse el pleno antes de ser recurrido ante el Tribunal Constitucional, aún sería necesario realizar el traspaso de poderes. “El 155 se acaba con la toma de posesión”, ha insistido la vicepresidenta.

El nuevo tono en el Parlamento

En todo caso, Sáenz de Santamaría confía en que el nuevo presidente de la Cámara catalana no “empiece su carrera política” siguiendo los pasos de Carme Forcadell y “violentando” las leyes. Espera la número dos del Ejecutivo que Roger Torrent no permita un pleno de investidura con el candidato huido a Bélgica. “Es como si yo quisiera irme de vacaciones al Caribe y desde allí votar en el Parlamento o llevar los consejos de ministros”, ha ridiculizado.

De momento, el Gobierno y el PP apreciaron en el discurso de ayer en la constitución del Parlamento un cambio de tono, pero la prudencia manda. “Al señor Torrent le creeremos en el cambio cuando tome decisiones que sean legales y respetuosas con todos los catalanes”, ha respondido la vicepresidenta.

Por otro lado, los populares no han conseguido, por ahora, que Ciudadanos les ceda un diputado para tener grupo parlamentario propio en la Cámara. Y en este asunto, Sáenz de Santamaría tampoco ha empleado paños calientes. Entiende que el grupo de Inés Arrimadas ha cedido así la mayoría a Junts per Catalunya y Esquerra en las comisiones. “Yo no lo entiendo -ha reprochado-, el señor Rivera y las señora Arrimadas tendrán que explicar a sus votantes en Cataluña, donde el problema político es una crisis institucional de las más graves que ha vivido el país, por qué se priva de un aliado, de un partido que ha demostrado que va a defender la Constitución y la ley”.

Fotos

Vídeos