Puigdemont: «El frente del 155» no vencerá a la escuela catalana

Puigdemont, en videoconferencia desde Bélgica durante un acto en la Escuela Industrial de Barcelona. / Afp | Vídeo: Atlas

Acusa a PP, Cs y PSC de calumnias: «¿No se les cae la cara de vergüenza?»

EUROPA PRESSBarcelona

El cabeza de lista de JuntsxCat a las elecciones, Carles Puigdemont, ha defendido el modelo de escuela catalana y ha avisado de que "lo que no pudo vencer el franquismo de ninguna manera lo vencerá el frente del 155", en alusión a PP, Cs y PSC.

"En política no todo vale, pero menos aún en educación. La escuela catalana no se toca", ha advertido por videoconferencia desde Bélgica durante un acto en la Escuela Industrial de Barcelona, acompañado de la candidata número 3, la consellera de Educación cesada Clara Ponsatí. Según Puigdemont, afirmar que la escuela catalana adoctrina es una calumnia: "Inés Arrimadas, Xavier Garcia Albiol y Miquel Iceta, ¿no se os cae la cara de vergüenza por decir tantas mentiras y provocar tantos problemas que sabéis que no existen?".

Más información

Ha reivindicado que la escuela catalana no ha fallado nunca y que ha sido cuna de la educación en libertad, incluso a escondidas en el franquismo, y ha pedido que los maestros puedan trabajar con libertad y respeto, tras lamentar que el PP pagara "anuncios en Andalucía para ir contra el Estatut diciendo barbaridades contra el catalán".

"No les amenacen más y no les envíen a la Guardia Civil", ha pedido Puigdemont, que ha acusado al PSC de abandonar su apuesta por una sociedad cohesionada y, en consecuencia, de aliarse con PP y Cs, a los que acusa de querer adoctrinar y controlar a los maestros. "Estos son los partidos con los que se hace 'selfies' Miquel Iceta, y ahí es donde está el PSC", ha criticado, tras destacar que el 21 de diciembre están en juego la lengua, la escuela y la cohesión de Cataluña.

Por eso, asegura que los catalanes deberán escoger en las urnas si quieren "una Cataluña en colores o una España en blanco y negro, la del 155", en el mismo sentido que se ha pronunciado Ponsatí, que ha advertido de que la cohesión social no la podrá destrozar nadie. Para ella, no podrán con el modelo de escuela catalana porque es más fuerte que "las mentiras que se lanzan sobre el adoctrinamiento que ejercen los maestros", y ha instado a ayudar a los profesores ante los ataques que reciben, ha dicho.

También ha participado quien fue jefe del servicio de enseñanza del catalán desde 1983, el maestro, pedagogo e impulsor del modelo de inmersión lingüística, Joaquim Arenas; el director de una escuela de educación primaria de El Prat de Llobregat (Barcelona), Arturo Ramírez; un joven que ha explicado su experiencia con la inmersión, y los candidatos de JuntsxCat Rosa Artigal y Lluís Font.

El Govern quería una escuela sin control "estatal"

El Gobierno catalán quería poner en marcha un sistema educativo que se escapara al control "estatal" y estudiaban la posibilidad de crear una red municipal, pero pagada "al cien por cien" por la Generalitat. Entre las medidas que contemplaban llevar a cabo para iniciar el proceso de cambio de sistema estaba el no crear nuevas plazas de funcionarios en los próximos 6 a 8 años, en los que se jubilaría el 30% de la plantilla.

Así aparece reflejado en la llamada 'agenda del procés' que fue intervenida por la Guardia Civil en el registro de la casa de Josep María Jové, el secretario general de la vicepresidencia de Economía y Hacienda del Gobierno catalán. El contenido de este proyecto, recogido en una libreta Moleskine, aparece en una anotación de abril de 2016 a raíz de una entrevista de Jové con el director del programa Escola Nova 2, Euard Vallory. Al hilo de esta cita, el secretario general de la vicepresidencia escribe: "Educación. Estructura de Estado. Qué necesitamos para hacer un sistema de educación lo más avanzado posible. Escuela avanzada".

El planteamiento que hace es que la estructura de la escuela tiene que ser pública, con una organización pública y la formación de los maestros ligada a la universidad. Precisa que el sistema "no se puede hacer con el marco español" y cifra en 10-15 años el tiempo para estructurar un sistema público en reconversión, por ello, estima necesario "empezar a pensarlo" y puntualiza que eso "no se puede hacer desde el Departamento de Educación".

La estrategia, dice, es "no crear plazas de funcionarios en los próximos 6 a 8 años" ya que se jubila el 30 por ciento" de la plantilla. A ello añade la creación de consorcios locales, pero financiados por la Generalitat al "cien por cien". De hecho, recuerda que la Ley de Educación Catalana (LEC) "tiene un artículo no desarrollado que permite desarrollar la red municipal, que no dependa de las estructuras "estatales" que están reproducidas también a nivel Generalitat".

En esa etapa de "transición", explica que durante los primeros cinco años, los centros tendrían autonomía para "contratar maestros, elegir proyectos educativos...". Aunque señala que se debe determinar "el mínimo que ha de tener toda escuela". "De aquí podemos tener una red alternativa Escola Nova XXI: desarrollar competencias, prácticas de cómo implementarlas y evaluación", señala acto seguido y añade que tienen 26 escuelas de primaria y secundaria (19 públicas y 7 concertadas) en las que se hacen "cursos avanzados". Pero precisa que estos "centros experimentales" han de tener "estabilidad".

Según reflejó Jové, se trataba de poner en marcha un proyecto de Escuela que trabajase "de manera diferente" y "genere una demanda que desborde" y que "obligue a las administraciones y partidos a dar respuesta".

Fotos

Vídeos