Las Provincias

La protesta del IES Torrellano sigue en pie pese a que habrá vallado

Protesta de padres, madres y alumnos frente al IES Torrellano el pasado martes para reclamar el arreglo del centro.
Protesta de padres, madres y alumnos frente al IES Torrellano el pasado martes para reclamar el arreglo del centro. / LV
  • Las familias obtienen el compromiso de Educación de que el perímetro del edificio se aislará la próxima semana para mejorar la seguridad

Los padres del instituto Torrellano ya respiran más tranquilos, después de la reunión mantenida ayer con responsables de la dirección territorial de Educación. En este encuentro hubo un compromiso firme de que el problema de seguridad, que han venido denunciando desde que comenzó el curso escolar, quedará solucionado de forma inminente, al menos hasta que se lleven a cabo las obras previstas, de mayor envergadura.

Las familias consideran que existe riesgo de derrumbe del ladrillo caravista que recubre las paredes del inmueble, ya que presenta las mismas grietas y mal estado que el muro que se derrumbó el curso pasado. Durante los próximos días un técnico de la Conselleria de Educación especializado en la instalación de dichos sistemas se desplazará al centro de Secundaria para determinar si colocan una malla de grandes dimensiones para cubrir todo el perímetro del edificio, o bien un vallado alrededor del inmueble. Los equipos se alquilarán y el gasto de los mismos correrá a cargo de la Conselleria de Educación.

Una medida de seguridad que los padres vienen reclamando desde que comenzaron las clases. Aunque en un primer momento el departamento autonómico descartó la instalación de dispositivos de este tipo, la presión de las familias, que organizaron un calendario de protestas, y la preocupación también del equipo directivo del centro escolar llevaron a Educación a reconsiderar esta decisión.

Pese a ello, el presidente del Ampa, Juan Francisco Moragues, señaló a este diario que la concentración programada para el próximo martes, diez minutos antes de que empiecen las clases, a las 7.50, sigue en pie. Esas acciones reivindicativas fueron aprobadas por la asamblea de padres y hasta el próximo día 10 no hay convocada otra.

Será en ese encuentro cuando los progenitores, a la vista de lo que haya ocurrido durante esas jornadas y «el grado de cumplimiento de los compromisos» por parte de la dirección territorial planteen si abandonan las protestas, tal y como comentó el representante, quien también manifestó su satisfacción por la intención de Educación de mantenerles informados de todas las actuaciones, uno de sus caballos de batalla, ya que consideraban que se les estaban «ocultando» datos.

Asimismo la próxima semana está previsto que un técnico de la empresa que construyó en su día el edificio visite el centro educativo para determinar si los arreglos que requiere pudieran estar en garantía. No obstante, la conselleria dispone ya de un proyecto para realizar esa reforma. La edil de Educación, Patricia Macià, se refirió ayer a este asunto y recordó que el instituto tiene unos 13 años, de forma que es una obra relativamente reciente. «Estuvo a cargo de Ciegsa y fue una construcción mal ejecutada, con sobrecostes y ahora estamos viendo que el resultado es una fachada que se cae», aseveró.

Un nuevo Conservatorio

La regidora también comentó otros temas relacionados con su área, como la petición realizada a la Conselleria para recuperar el proyecto del instituto número 11, que lleva una década paralizado, así como la construcción de un nuevo Conservatorio de música, ya que el actual cuenta con graves problemas de espacio y las instalaciones no pueden ampliarse al estar enclavado en una zona protegida, en pleno Palmeral.

Macià aseguró que el consistorio dispone de terrenos próximos a la Universidad Miguel Hernández donde se podría levantar un nuevo edificio para esos usos.

Por otro lado, la edil aseguró que ya ha trasladado al secretario autonómico, Miquel Soler, la necesidad de suprimir los barracones que hay en los colegios e institutos ilicitanos y la urgencia de que se eliminen los de La Paz de Torrellano, donde los niños de Infantil dan clases en aulas prefabricadas, y Las Bayas.

Al respecto indicó que en breve el responsable autonómico visitará la ciudad para concretar fechas y plazos previstos por la Conselleria de Educación para acometer esas actuaciones.

Sobre el tema de la jornada continua, recordó que pasado mañana 22 colegios del municipio de los 25 que habían solicitado este cambio en el horario escolar comenzarán a implantarlo. Indicó que los colegios que no tienen la jornada continua podrán solicitarla en el plazo de un año.

Señaló que el Ayuntamiento no subvencionará las actividades extraescolares en esos 22 colegios y puntualizó que la empresa de los comedores escolares con sus monitores podrán ofrecerlas hasta las 17.00.