Las Provincias

El tripartito reclama a Tráfico y Fomento más seguridad en la A-7

Accidente con cuatro fallecidos en la A-7 en agosto.
Accidente con cuatro fallecidos en la A-7 en agosto. / EFE
  • El Ayuntamiento recurre al IVF para conseguir la reapertura de las oficinas bancarias cerradas en Arenales y La Marina

El equipo de gobierno ha suscrito una moción por la que solicita a la Dirección General de Tráfico (DGT) y al Ministerio de Fomento el estudio de las medidas necesarias para aumentar la seguridad vial de la autovía A-7 a su paso por el término municipal Elche.

La portavoz de la Junta de Gobierno Local, la socialista Patricia Maciá, señaló ayer que el tramo de la A-7 a la altura del municipio ilicitano ha registrado desde 2006 un total de 53 accidentes en un recorrido de 15 kilómetros entre Elche y Crevillent, con un balance de 17 muertos y 81 heridos. El último siniestro de gravedad ocurrió el pasado 24 de agosto, a la altura de la salida Elche-Aspe, cuando un camión atravesó la mediana y colisionó contra dos turismos que circulaban en sentido contrario, con el resultado de cuatro personas muertas y tres heridas.

Por este motivo, el Ayuntamiento pedirá al Gobierno Central que «acometa las mejoras necesarias para evitar que este sea un tramo de alta peligrosidad», añadió Macià.

La Junta de Gobierno también acordó solicitar al Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) que contemple en su nueva vertiente más social, promover la reapertura de oficinas bancarias o cajeros automáticos en los núcleos urbanos de Arenales y Matola, que ya dispusieron de este servicio hasta su cierre.

La portavoz explicó que la reciente reestructuración del IVF incluye entre sus cometidos actividades de carácter más social, entre ellos promover la reapertura de sucursales bancarias cerradas durante la crisis en pequeños núcleos urbanos. Maciá indicó que aún no se ha determinado de qué manera se hará, «pero vamos a pedir que nos tengan en cuenta». En principio la petición se ha realizado para Arenales y La Marina, que perdieron sus oficinas en los últimos años, «pero lo haremos extensibles a otras pedanías en una segunda fase», aseguró.

Asimismo, la junta aprobó la propuesta de la asociación de vecinos La Vallverda Unida de designar con el nombre de Passeig Antonio Alonso Botella el paseo-bulevar del núcleo urbano de Valverde. Se trata de un vecino fallecido en 1993, muy querido en la partida, de la que fue pedáneo, escritor en castellano y valenciano, y que demostró a lo largo de su vida una vocación social. También se aprobó que la biblioteca municipal de La Marina lleve el nombre de Rafael Navarro Mallebrera, archivero y bibliotecario municipal durante 35 años e impulsor de la red municipal de bibliotecas.

La junta aprobó igualmente manifestar el compromiso de iniciar los trámites para modificar el catálogo de bienes y espacios protegidos para incluir los baños árabes del Mercado Central, tal y como recomendó la Conselleria de Cultura.

También se dio cuenta de la instalación de manera piloto de la aplicación 'Beacons en el MAHE', que permitirá obtener información de las piezas expuestas a través de dispositivos móviles. Esta operación no tendrá coste para el Ayuntamiento y si se estima conveniente se extenderá más adelante a otros museos. Asimismo, se rechazó la alegación de la concesionaria de la limpieza, Urbaser, contra la multa por no recoger la basura en Navidad del pasado año.