Las Provincias

Un estudio de la UMH aborda los efectos asociados al pilates

  • A corto plazo, dos sesiones semanales de 60 minutos de pilates resultan insuficientes para obtener mejoras importantes en la salud psicosocial y laboral

Las personas que practican pilates presentan un mayor apoyo social en el trabajo e identificación con el ejercicio físico que las que no se ejercitan con este método. Ésta es una de las conclusiones del estudio que ha defendido el doctorando de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche Salvador Boix Vilella en la tesis “Efectos de la práctica del método Pilates sobre la Salud Psicosocial: Un estudio longitudinal”. Este trabajo se ha realizado bajo la dirección de la profesora del Área de Psicología Básica de la UMH Eva María León Zarceño y el profesor del Departamento de Psicobiología de la Universitat de València Miguel Ángel Serrano Rosa.

Este estudio confirma, también, que las personas que acumulan más minutos semanales de ejercicio físico-deportivo obtienen mayores beneficios en las variables psicosociales y laborales analizadas, a excepción de la autoestima en la que se daba una relación inversa.

En este sentido, el doctorando precisa que “a corto plazo, dos sesiones semanales de 60 minutos de pilates resultan insuficientes para obtener mejoras importantes en la salud psicosocial y laboral. En cambio, a largo plazo, tras 5 o más años de práctica regular de pilates, las personas obtienen mayores puntuaciones en las variables de salud analizadas con respecto a otras más inexpertas”.

Asimismo, esta investigación ha sido la primera en relacionar el método pilates con variables psicosociales, como la identificación con el ejercicio físico, y variables laborales, tales como el síndrome de quemarse por el trabajo, la tensión laboral o la satisfacción laboral, pues, aunque la práctica de pilates está muy extendida a nivel mundial, apenas existe evidencia científica sobre sus efectos en la salud.

La muestra de la investigación está formada por hombres y mujeres practicantes de pilates que se ejercitaban en centros especializados. Además, se contaba con un grupo control también formado por hombres y mujeres que no se ejercitaban con el método pilates. De esta forma, se podían establecer comparaciones y evaluar si la práctica de pilates generaba mayores niveles de salud psicosocial, tanto en la evaluación inicial como en la evaluación final, tras seis meses de seguimiento.

La tesis remarca la necesidad de practicar pilates o cualquier otro ejercicio físico-deportivo, tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud para proteger y mejorar la salud física, mental y social.