Las Provincias

fotogalería

El alcalde, ayer, contemplando los daños de la fachada del centro desde la valla. / Matías Segarra

Educación hará reformas en el IES Torrellano para evitar desplomes

  • El equipo de gobierno pide a la Conselleria recuperar el proyecto del instituto número 11 para mejorar la oferta en la zona del sector V

La Conselleria de Educación invertirá 18.000 euros en un proyecto para reparar los desperfectos de las paredes del instituto de Torrellano, que el pasado curso provocaron el desplome de los ladrillos de uno de los muros, en aquella ocasión sin provocar daños personales, al producirse en fin de semana. Con estas obras, la administración quiere dar respuesta a la reclamación de los padres que se han quejado de que las clases han comenzado y las grietas de la fachada del edificio no se han reparado, con el riesgo que conlleva para los alumnos que asisten a diario a las aulas.

El alcalde, Carlos González, y la edil de Educación, Patricia Maciá, visitaron ayer el centro de Secundaria para conocer de primera mano la situación y anunciar el citado proyecto, que se adjudicará a una empresa en las próximas semanas y tendrá como objetivo «llevar a cabo la restitución de todo el ladrillo caravista en las zonas donde se han detectado deficiencias», puntualizó el primer edil. Para registrar cuáles son las áreas más afectadas, los técnicos tendrán que visitar de nuevo las instalaciones y emitir otro informe, al margen del que realizaron cuando se produjo el primer desprendimiento.

Los representantes municipales no adelantaron plazos sobre cuándo podrá estar finalizada la obra, pero enviaron un mensaje de tranquilidad a la comunidad educativa del instituto, que también suscribió el director del centro, José Vicente Orts. «No se corre ningún riesgo, el instituto tiene 13 años y las zonas donde se han producido los desprendimientos o existe algún riesgo de caída de ladrillos están acotadas», según González.

No obstante, una de las reivindicaciones de los padres es que se mejore la seguridad con la instalación de mallas antiderrumbres, una actuación que, por el momento, no está contemplada en la citada actuación. «Hemos considerado prioritario solucionar el problema, de momento no tenemos comunicación que se vaya a instalar un elemento de este tipo, el proyecto ya está hecho y se va a actuar, entendemos que como la actuación será en breve no lo consideran necesario», apostilló Macià.

Cabe recordar que las familias consideran prioritario disponer de vigilancia en la zona afectada tanto en horario lectivo como en horario extraescolar, un control que hasta el momento se está realizando por parte de los profesores. Hace unos días un grupo de progenitores iniciaron una campaña en 'change.org' precisamente para presionar a las administraciones para que lleven a cabo la reparación de las paredes del instituto. Por el momento llevan recogidas más de 350 firmas.

El proyecto previsto por la Conselleria para llevar a cabo la reforma se abordó en una reunión entre la edil de Educación y representantes de la dirección territorial. En este encuentro también se trataron otras cuestiones escolares pendientes en el municipio, entre ellas la necesidad de un nuevo colegio en la zona de Altabix.

Macià planteó que se trata de una zona en expansión de la ciudad y recordó que los dos colegios que cubren la parte nueva del barrio, el Princesa de Asturias y Clara Campoamor tienen una excesiva demanda y están saturados. En este sentido, mencionó que existen unos terrenos junto a este último centro escolar, donde el PP tenía previsto construir el polémico CIS -Centro de Iniciativa Social-, que el actual equipo de gobierno descartó, pero que podrían utilizarse para ubicar allí un colegio público nuevo.

Además, trasladó a la dirección territorial la voluntad del equipo de gobierno de recuperar el proyecto del instituto número 11, que en la anterior legislatura fue descartado por los populares. A juicio de la concejalía, es necesario un centro de Secundaria para completar la oferta educativa en ese nivel, en el barrio del Pla.

Retirada de barracones

Otro de los asuntos relevantes que salió a colación fue el de la retirada de los barracones de colegios e institutos ilicitanos. Según la regidora, Elche figura en un «lugar prioritario» en la lista autonómica para eliminar estas aulas prefabricadas. Institutos como Monserrat Roig, Tirant lo Blanc y La Torreta figuran en ese plan. Este último contará con un centro integrado de FP.

No obstante, uno de los centros que aparecía en el nuevo plan para instalar de forma provisional estos barracones es el colegio de La Galia. Una actuación que no será necesaria, según Macià, quien advirtió a la dirección territorial que el consistorio llevó a cabo obras en el interior del edificio para desdoblar una clase y disponer así del espacio necesario hasta que se construya el aulario de Infantil que es necesario. Unas obras que tendrán lugar en el 2018, con el fin de habilitar tres clases para los más pequeños.

La misma fecha en que Educación levantará el aulario del colegio de Algoda, para evitar que los pequeños recorran todos los días los 3 kilómetros que separan Els Garrofers de estas clases.