Las Provincias

Nakal, un orangután de Borneo adulto, saborea un helado hecho de yogur. :: RSE
Nakal, un orangután de Borneo adulto, saborea un helado hecho de yogur. :: RSE

Río Safari, un valor turístico en alza

  • Los visitantes aumentan este verano un 28% y pueden superar a final de año la cifra récord de 2015

  • Los tres orangutanes de Borneo incorporados en los últimos meses al parque ilicitano se han convertido en uno de los grandes atractivos

Río Safari Elche está situado a nueve kilómetros del núcleo urbano ilicitano y a cuatro de Santa Pola, una posición estratégica para la llegada de turistas, ya que se encuentra a escasa distancia de las playas de la costa sur de Alicante, destino en verano para muchos visitantes nacionales e internacionales. Con la apertura del parque en 1983 y el paso de los años, con la incorporación de centenares de especies animales originarias de todas partes del mundo, el flujo de asistentes se ha ido incrementando.

En 2015, el parque alcanzó cifras que no se daban en los últimos 10 años, logrando un total de 115.000 visitantes. Pero a día de hoy, el número de personas que ha visitado el parque en los que va de año, es un 12% mayor que en 2015. Los meses de verano han recibido una gran cantidad de turistas. Las cifras registradas para junio son de 13.000 personas, un 34% más que en 2015, mientras que en julio se ha superado el 36%, obteniendo 21.000 visitantes. En agosto fueron 26.500, un 15% más. En total, 60.000 visitantes durante el verano (28%).

«Es cierto que a lo largo del año se realizan visitas organizadas por muchos colegios, pero el tipo de turista que recibimos en el parque es principalmente turismo familiar», afirma Jorge Llopis responsable del Área de Comunicación del Río Safari. «Durante los meses de verano los visitantes llegan desde varios puntos del territorio nacional, pero el número de turistas extranjeros (británicos, franceses y rusos), quizás sea el más significativo, prosigue.

Uno de los principales reclamos para estos visitantes están siendo los orangutanes de Borneo que se han incorporado recientemente al parque. Las dos hembras, Lingga y Joly, y el macho Kai, son tres ejemplares que proceden de Monkey World, un centro de rescate de primates ubicado en Inglaterra.

El orangután es una especie gravemente amenazada, se encuentra en peligro crítico de extinción. Tanto es así, que se prevé con seguridad que en el curso de una década veremos a este animal desaparecer por completo del planeta.

Con la llegada de estos tres ejemplares, en el Río Safari se prevé que formen un grupo reproductor, ya que tienen 11 años cada uno y se encuentran en edad fértil, pero el orangután es un animal que se reproduce una vez solamente cada ocho años, el tiempo entre cría y cría más largo de todos los mamíferos.

Los tres orangutanes se encuentran aún en periodo de adaptación tras su reciente llegada, pero muestran un perfecto estado físico y anímico. Y una evidente curiosidad por su nuevo entorno, lo cual es un signo positivo cuando se trata de animales inteligentes que podrían temer a la novedad de estímulos.

En otra área se encuentra Nakal, un orangután de Borneo nacido hace 25 años, y que llegó al Río Safari hace dos veranos. Este ejemplar se encuentra en edad adulta y ha sido separado del grupo para evitar conflictos a la hora de reproducirse.

Río Safari Elche colabora también con los programas conservacionistas de otras especies, como el del mangabey de cresta negra, el mangabey de vientre dorado, el hipopótamo pigmeo o la jirafa de Angola, especie esta última de la cual también aloja una pareja en edad reproductora.

Helados

Por otro lado, con la llegada del calor y las altas temperaturas, desde el parque se ha puesto en marcha una de las iniciativas que se lleva realizando desde hace varios años. Consiste en ofrecer a los animales acogidos en sus instalaciones unos curiosos helados con los ingredientes más particulares, como sangre, ramas de olivo o gusanos, para facilitar su adaptación a los momentos de temperaturas más altas de la jornada.

Anabel Ibáñez, responsable del departamento de Educación y Sensibilización del parque, añade: «Todos tienen su dulce y fresca recompensa, pero cada uno de ellos con sus particularidades».

Estos originales helados hacen las delicias de los paladares de diferentes tipos de animales: carnívoros, herbívoros, omnívoros o insectívoros. Todos tienen su dulce y fresca recompensa, pero cada uno de ellos con sus particularidades.

Harley es un jaguar americano al que para refrescarse le sirven su helado de sangre de cerdo diluida. A su vez, Leishan, un hipopótamo pigmeo, disfruta de un maxihelado de zumo con fruta. Pero algunos animales no toleran tan bien este tipo de alimento helado. «A las jirafas no les interesa mucho esta idea. Cuando les ponemos los helados, se comen las ramas de olivo que sobresalen del hielo, y el resto lo dejan», explica Ibáñez.