El 46% de las viviendas usadas que se compran en Valencia es para invertir

El 46% de las viviendas usadas que se compran en Valencia es para invertir

Los apartamentos turísticos, el alza del alquiler y la recuperación de negocio inmobiliario coincide con el fenómeno

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

El ladrillo vuelve a ser el gran imán de la inversión de los valencianos. El 46% de las compraventas de viviendas de segunda mano realizadas en la ciudad de Valencia en 2017 han sido hechas como inversión y no con el objetivo de residir en ellas. Esta cifra superior a la media nacional que se sitúa en el 28,82%, según del XXVI Informe sobre el mercado de la vivienda, estudio que realiza semestralmente el Grupo Tecnocasa y la Universidad Pompeu Fabra (UPF).

“Los inversores siguen encontrando buenas oportunidades en el mercado inmobiliario de la ciudad, así como una alta rentabilidad al poner la vivienda en alquiler”, aseguran desde la empresa. Esto explica que durante el año 2017 el precio de la vivienda en la capital haya sufrido una variación del 10,55%, lo que sitúa el precio del metro cuadrado en 943€, con un descenso desde los máximos de hace 120 años del 57,16%.

Esta situación se produce a la vez que se ha generado un boom de los apartamentos turísticos en la ciudad, el alza de los alquileres y la revitalización del sector. De hecho, los alquileres en Valencia se han disparado en hasta tres distritos de la ciudad por encima del 30%.

Aunque el precio medio de un alquiler en la capital se situó en 732 euros al término de 2017, y experimentó un alza del 13,31% anual, tres zonas han crecido casi el triple, se trata de Rascanya (36,76%), Algirós (35,9%) y Benicalap (32,85%). El más caro es el Ensanche, con un arrendamiento medio de 1.417 euros tras subir un 26,86%, según Mitula Group.

De los datos de compraventas intermediadas por las redes en franquicia del Grupo Tecnocasa, en el 57% de los casos compra el inmueble al contado, el comprador es española (73%), cuenta con un contrato laboral indefinido (53%), tiene una edad comprendida entre los 25 y los 44 años (56%) y cuenta con estudios universitarios (47%).

La vivienda tipo vendida en la ciudad durante el año 2017, en el 92% de los casos son pisos, con ascensor (73%), sin necesidad de reformas (49%), de tres habitaciones (60%), de más de 70 metros cuadrados útiles (66%) y con una antigüedad media superior a los 40 años (91%).

Fotos

Vídeos