Teresa puchades, LA REINA DEL LADRILLO

Última presidenta de Edival y ahora directora ejecutiva de Avanza Urbana, vuelve al sector como socia clave en alianzas con fondos extranjeros como ASG Homes

Teresa puchades, LA REINA DEL LADRILLO
Á. M. VALENCIA

El negocio de la promoción inmobiliaria vuelve a tomar impulso en la Comunitat Valenciana tras pasar esta última temporada en el infierno. Sin embargo, son pocos los actores que perviven desde los tiempos de la burbuja y lo hacen con fuerzas para embarcarse en proyectos relevantes.

Éste es el caso de Teresa Puchades Olmos (Valencia, 1956). Aunque tomó las riendas del Edival tras el fallecimiento de su hermano Manuel Puchades en 2008 y no estaba al frente de la compañía en los años de bonanza, fue ella la que se enfrentó al estallido de la burbuja y al desplome de la empresa familiar.

A diferencia de otras grandes promotoras, la gestión de Edival había sido sensata, sin grandes fastos ni megaproyectos, muy centrada en la viviendas de protección pública y en promociones de viviendas con una salida verosímil, si no se hubiera producido un desplome generalizado.

Así, fue competencia de Teresa Puchades afrontar la tempestad, siguiendo el protocolo familiar establecido por su hermano, e intentar salvar los muebles hasta que no se puedo evitar el concurso de acreedores y su posterior liquidación.

Historiadora por la Universitat de València desde 1978 con un Máster en Institute of London of Education New Ways of Teaching History, se incorporó a trabajar en la empresa Muebles Puchades en 1989 como directora de Recursos Humanos, tras realizar el Máster de Instituto Social de Empresa de Recursos Humanos.

Fue responsable de Exportación de la compañía y diseñó y desarrolló el departamento de personal en el grupo, dirigiendo el departamento de nóminas y contratación, estableciendo la política de personal y desarrollando planes de información internos y externos.

También se ocupó del área de selección de personal, creando el sistema de valoración y evaluación por objetivos, que estaba vinculado al plan estrategico de la empresa valenciana.

En enero del año 2000 ejerció como consultora independiente en Estrategia y Dirección de Valores en la patronal Femeval, cargo que alternó con el de presidenta del Consejo de Familia de Edival hasta el 2008 que ascendió al cargo de presidenta en esta constructora tras la desaparición de su hermano.

Actualmente es directora ejecutiva de la empresa Avanza Urbana, una empresa familiar que se define como «pionera en la aportación de valor con soluciones integrales en la gestión del 'stock' inmobiliario cuya misión es consolidar el proyecto empresarial, siendo actores clave en el desarrollo del nuevo sector inmobiliario».

Además, defiende su condición de empresa heredera de 35 años de actividad de la familia con los que ha alcanzado el desarrollo de más de 12.000 viviendas. Esto les ha aportado un conocimiento del mercado que les permite disponer de una posición adecuada para ofrecer un servicio integral dentro del sector, abarcando todo el desarrollo del proceso: desde la gestión de suelo, hasta la postventa de sus productos, adaptándolos siempre a las necesidades y características de cada cliente.

De hecho, esta ha sido la clave para desarrollar conjuntamente con ASG Homes el proyecto Torre Iberia, una promoción residencial de 90 viviendas repartidas en 19 plantas situada en el barrio de Malilla de la ciudad de Valencia. Este nuevo participante en el negocio inmobiliario valenciano invertirá más de 20 millones de euros en esta operación, pero será Avanza Urbana quien la comercialice.

El atractivo de este compañero de viaje es evidente, ya que ASG Homes es el brazo del negocio residencial en España de ASG, gestora de fondos americana que presume de «invertir en oportunidades dentro del sector inmobiliario identificando activos de alta calidad y con un gran potencial». Actualmente tiene en España más de 2.000 viviendas en comercialización repartidas, entre otras ciudades, en Alcalá de Henares, Alicante, Estepona, Marbella, Salamanca y Valencia.

Esta alianza es una tendencia que va al alza entre importantes operadores del pasado que no disponen del pulmón financiero con el que entran estos fondos internacionales. Mientras aquellos ponen dinero y suelos recién comprados, los promotores veteranos ofrecen su conocimiento del mercado local.

Más noticias sobre construcción

Fotos

Vídeos