18.000 personas aspiran a ayudas de la Generalitat para pagar sus alquileres

Una pareja busca vivienda por las calles de Alicante. / c. rodríguez
Una pareja busca vivienda por las calles de Alicante. / c. rodríguez

Vivienda destina 8,5 millones al auxilio social pero sólo cubre hasta la mitad de las facturas y un máximo de 3.000 euros para los más necesitados

J. A. MARRAHÍ

Afectados por desahucios, mujeres maltratadas, familias numerosas, víctimas del terrorismo, personas con cierto grado de discapacidad... Hasta 18.000 residentes en la Comunitat han presentado ante la Conselleria de Vivienda su solicitud y documentación para lograr ayudas al pago del alquiler, como confirmaron ayer fuentes del departamento autonómico, que ha hecho públicos los listados de aspirantes.

Se trata de familias con bajos niveles de renta que asumen alquileres ya de por sí relativamente baratos. En la mayoría de los casos, dependen de estas ayudas autonómicas para poder hacer frente a los pagos y mantener así un techo. La Generalitat da de plazo hasta el próximo 6 de octubre para presentar los papeles requeridos y completar así las solicitudes.

A partir de ahí comenzará la fase de criba y la baremación. Como confirmaron desde el departamento autonómico, ni todos los solicitantes percibirán auxilios ni la cuantía de las ayudas será similar. Además, habrá que esperar a finales de año para que los ingresos se hagan efectivos. A consultas de LAS PROVINCIAS, fuentes de Vivienda no pudieron aclarar ayer qué porcentaje de los solicitantes acaba en la práctica recibiendo ayudas sociales para alquiler a tenor de la experiencia de años pasados.

Estas ayudas habitacionales pueden llegar hasta un 40% en el pago de las facturas del alquiler y con un máximo de 2.400 euros anuales. Por primera vez, la Generalitat realiza este año una aportación adicional de un 10% y con un máximo de 3.000 euros «para aquellas personas con especial vulnerabilidad».

Como detallaron desde Vivienda, «para la concesión de las ayudas tienen prioridad las personas afectadas por un desahucio, los jóvenes menores de 30 años y las familias monoparentales y numerosas». También hay especial consideración hacia las personas con discapacidad, las mujeres víctimas de violencia de género o los jóvenes extutelados.

En esta convocatoria tendrán también prioridad los incluidos en la lista de espera para ocupar viviendas de uso social de la Generalitat. Como avanzó ayer LAS PROVINCIAS, hay unos 2.000 inscritos en este registro y sólo una quinta parte ha recibido ayudas al alquiler, un tipo de subvención que el Síndic considera prioritaria ante la escasez del parque público de viviendas sociales.

Optan a estas ayudas los ciudadanos de todos los municipios de la Comunitat, eliminándose la restricción anterior que sólo daba cábida a habitantes de poblaciones grandes.

Fotos

Vídeos