Victoria Majadas: «Faltan ayudas para consolidar firmas emergentes y muchas acaban cerrando»

Majadas, nueva dirigente de Big Ban Angels. / Juan J. Monzó

La inversora y presidenta de la asociación Big Ban Angels apunta que la Administración y los 'business angels' apoyan el inicio de las 'startups' pero descuidan la fase de crecimiento

ELÍSABETH RODRÍGUEZELISABETH RODRÍGUEZ VALENCIA.

Victoria Majadas, la nueva dirigente de la asociación Big Ban Angels -que aglutina a inversores especializados en proyectos emergentes ('business angel')-, alaba el desarrollo de la Comunitat en materia de inversión en innovación. Sin embargo, pone sobre la mesa la necesidad de que la Administración y la esfera privada se centren también en el acompañamiento de estas 'startups' para que no fracasen en el camino y, de ese modo, puedan consolidarse con éxito y acabar con el lastre de la alta mortalidad.

-¿Qué balance hace de estos ocho años que lleva en marcha Big Ban?

-Hemos conseguido la adhesión de 130 miembros. Contamos con alguna aceleradora y realizamos actividades de todo tipo; escuelas para formar a inversores, ponemos en marcha vehículos de coinversión y hemos lanzado el entorno premercado.

-¿Cómo funciona ese entorno premercado?

-Sirve para poner en contacto startups con la Bolsa. Es un paso intermedio más bien. Las compañías trabajan según los criterios de la bolsa y permitirán pequeñas transacciones.

-¿Y los vehículos de coinversión?

-Se trata de un conjunto de diversos inversores que constituyen una sociedad y que funciona con un mismo ticket. El vehículo sirve para diversificar el riesgo, no sólo al llevarlo varias personas, sino porque se invierte en tres o cuatro proyectos distintos. Al fin y al cabo, es un instrumento ágil y que permite la colaboración de perfiles profesionales de ámbitos distintos.

-¿En qué punto se encuentra la figura de 'business angel' en la Comunitat?

-La Comunitat está destacando por el crecimiento del ecosistema inversor, con más incubadoras, programas de la Administración y aceleradoras. Podemos estar orgullosos de cómo Valencia está gestionando esta actividad. Sobre todo, es una región muy cohesionada en esta materia.

-¿La Marina de Empresas en Valencia ha contribuido a ese avance del que habla?

-La iniciativa de Juan Roig ha sido fundamental, desde luego. Es un referente internacional que tenemos en la Comunitat. Aparte de la Marina, cada vez hay un mayor número de propuestas.

-¿Cree que desde la Administración se dan ayudas al inicio del proyecto pero se descuida la consolidación?

-El Ayuntamiento de Valencia es muy activo y está haciendo muy buen trabajo. Pero es cierto que tanto desde la Administración, como desde la parte privada, se apoya mucho el inicio pero se echa en falta un poco más de acompañamiento. Se echan en falta ayudas para consolidar las 'startups' y muchas al final acaban cerrando por ese motivo.

-¿Cuál es el plan estratégico de Big Ban a tres años vista?

-Se focalizará en acciones orientadas al crecimiento y consolidación a nivel nacional contemplando la incorporación de nuevos asociados y asociadas, la dinamización de los vehículos de coinversión, la entrada de diversos 'venture capital', la consolidación de la iniciativa del entorno premercado en el resto de España o incrementando la proyección del Congreso Nacional incluso fuera de nuestras fronteras. Y en relación a la escuela de 'business angels' que la asociación promueve, se estudiará la posibilidad de enmarcarla en un entorno puramente académico.

-¿Qué balance hace del entorno premercado?

-Se ha realizado la primera ronda de selección, en la que han entrado Housers, Cuatroochenta y Biomar. Ahora iniciamos la segunda ronda de selección. He de decir que todas las que se presentaron eran estupendas y con proyección internacional.

-¿Qué sectores son los más jugosos para invertir?

-Ha habido una época en la que el comercio electrónico ha tenido mucho tirón. Ahora, los sectores estratégicos son los que tienen que ver con las TIC, aunque en ese sentido es cierto que todas o casi todas las startups tienen esa base tecnológica. Además, está muy en alza todo lo que tiene que ver con la industria 4.0 y el internet de las cosas. Lo más importante es que la idea sea disruptiva e innovadora. Por otro lado, creo que se deberían potenciar proyectos que tengan que ver con las necesidades de la Comunitat, como el agua, la agricultura y el turismo. No hay tantas startups focalizadas en estos nichos.

-¿Cuál es la tasa de mortalidad de estas empresas? ¿a qué se debe?

-Depende del sector, pero la media está en que mueren ocho de cada diez de estas firmas emergentes. Para que esto sea rentable, las empresas que funcionan deben compensar el fracaso de las que no. Por eso es muy importante diversificar.

-¿Hay una burbuja del emprendimiento?

-Hay una burbuja en cuanto a las valoraciones de las compañías, ya que se tiende a sobredimensionar cuando se están basando en expectativas. No obstante, que haya muchas startups es positivo.

-¿Qué es lo que más se valora de un nuevo proyecto?

-El equipo. Una misma idea con personas distintas puede fracasar o triunfar. Tiene que haber empuje, ganas y ese brillo en los ojos. El mayor activo que tiene una 'startup' es el equipo.

-¿Cómo ha cambiado la figura de business angel con la crisis?

-Ha bajado la actividad y el volumen de las inversiones. Por otro lado, se ha democratizado más y se ha puesto en valor. Antes había una imagen incluso negativa como si se tratara de un ogro, cuando lo que hace es arriesgar por un proyecto. Es cierto que busca rentabilidad, pero ayuda a una compañía a iniciar su actividad en un momento en el que le es muy difícil acceder a un préstamo o a un fondo de inversión.

Fotos

Vídeos