Las vacaciones de los estibadores bloquean la descarga de 18 barcos en el Puerto de Valencia

Las vacaciones de los estibadores bloquean la descarga de 18 barcos en el Puerto de Valencia

La falta de acuerdo para cubrir los permisos recorta la actividad un 15% en las últimas semana

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

Las tensiones en las negociación sobre la reforma de la estiba vuelven a impactar en el Puerto de Valencia. Mientras se trabaja en la redacción del nuevo convenio colectivo que busca incluir lo que el real decreto de mayo dejó fuera, son ahora las vacaciones las que han servido como herramienta de presión.

A diferencia de otros años, no se ha producido un acuerdo entre empresas y sindicatos para cubrir las vacantes, por lo que 18 buques están bloqueados en el Puerto de Valencia al no haber personal disponible para estibarlos.

Así lo ha advertido el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), Aurelio Martínez, que estima un impacto en la actividad del 10 al 15%. El dirigente considera que esta situación pone en peligro la continuidad de los tráficos, que son el paso de la carga de buques mayores a otros más pequeños con destino a otros puertos. De hecho, casos similar hundieron en su día un 30% la actividad de Barcelona.

En la presentación del Informe Económico de los puertos de la APV, Martínez también advierte que la instalación que preside necesita con urgencia zonas de actividad industrial, a pesar del imparto ecológico. Para ello reclama la puesta en marcha cuanto antes de Parc Sagunt II, ante el impulso de Parc Sagunt I, tras la venta de buena parte de él en el último año.

Martínez reconoce el efecto negativo que tienen este tipo de actividades en el medio ambiente, pero advierte que hay que tener en cuenta lo que se recibe a cambio y las medidas para limitarlo.

Como ejemplo ha puesto a Ford Almussafes, que se instaló por la proximidad del puerto y que, si no se hubiera ubicado en la zona, se conservaría más huerta pero no se habría obtenido el desarrollo económico alcanzado en las últimas décadas.

En ese sentido, uno de los objetivo que se plantea es el desarrollo de la ampliación Norte, que se quiere sacar a concurso en 2018 o 2019, "en función de que un gran operador muestre interés", según Martínez.

Respecto a la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), el plazo de alegaciones se ha ampliado hasta finales de 2017 y principios de 2018. Hay varias empresas interesadas y para finales de 2018 puede empezar a haber efecto en el empleo, especialmente de Nazaret. "Una parte de la industria vendrá de otros sitios, trayendo su plantilla, pero puede decidirse ampliar y generar nuevos puestos de trabajo", apunta Martínez.

Sobre el informe,  éste destaca que dos de cada 100 trabajadores de la Comunitat Valenciana están relacionados con alguna empresa, institución u organismo público vinculado a la actividad portuaria valenciana. El documento, realizado por María Luisa Martí Selva y Rosa Puertas Medina, de la Universidad Politécnica de Valencia, cruza datos y concluye que por cada millón de toneladas se genera 800 puestos de trabajo. El efecto directo es de 36.978 empleos, un 2,05% de los puestos de trabajo existente entre las tres provincias. De forma directa, sólo el puerto de Valencia (sin Sagunto y Gandia) ya supone 16.724 empleos directos y 27.647, sumándole los indirectos (que prestan servicios al Puerto) y los inducidos, generados de forma amplia.

La actividad aporta un 2,49% del PIB autonómico, con un valor añadido bruto de 2.352 millones de euros. Esto beneficia principalmente al transporte y la estiba, más de dos tercios de esta cantidad.

Sólo en impuestos, el impacto es del 4,99% de los impuestos que se pagan en la Comunitat, aportando a las administraciones 50,6 millones de euros. El informe calcula que genera un 2,25% de los salarios en el ámbito autonómico (1.194 millones de euros) y unos beneficios empresariales de 780 millones, de los que 544 millones son para las empresas del puerto.

La intención es repetir de forma habitual estas mediciones para tener una imagen casi anual del empleo generado, los impuestos que se pagan o el impacto en el PIB, además de los aspectos negativos, ecológicos o de tráfico en sus accesos.

Fotos

Vídeos