El salario bruto anual se reduce 79 euros hasta los 22.771 euros

Una empleada de una fábrica.
Una empleada de una fábrica. / Archivo

Para las empresas cada vez es más barato contratar a un trabajador: 650 euros menos que en 2011

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Otra estadística más que refleja que los trabajadores, en vez de ir ganando poder adquisitivo a medida que la recuperación se fortalece, lo pierden. El salario bruto anual en 2016 se redujo tres décimas (79 euros) hasta los 22.771 euros, después de que en 2015 alcanzaran el nivel más alto de la crisis, según los datos de la Encuesta de Costes Laborales publicada ayer por el INE, que completan los obtenidos trimestralmente a partir de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral. De esta manera, el sueldo bruto se sitúa cuatro euros por debajo de los niveles de 2011.

Y al tiempo que a los empleados se les desinfla la nómina, a los empresarios cada vez les cuesta menos contratar. Así, el coste laboral total por trabajador cayó en mayor medida, un 1,1% respecto a 2015, hasta los 30.528 euros brutos al año, lo que supone casi 650 euros menos que el nivel máximo alcanzado en 2011.

La mayor parte de estos costes, un 74,6%, corresponde al salario bruto. La otra partida más importante y que alcanza el 23,1% del coste laboral son las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social, que suponen 7.056,87 euros por trabajador, 24 euros menos que un año atrás. Además de los salarios y cotizaciones (que representan el 97,7% del total), 267,62 euros anuales se destinaron a beneficios sociales por trabajador (cotizaciones voluntarias a seguros y planes de pensiones, prestaciones complementarias a la Seguridad Social y gastos de carácter social), 123,15 a otros gastos derivados del trabajo (indemnizaciones por fin de contrato, pequeño utillaje y ropa de trabajo, transporte hasta el lugar de trabajo, selección de personal...), 218,64 euros correspondieron a indemnizaciones por despido y 90,89 a formación profesional.

Cabe resaltar que la industria fue el único sector que elevó, aunque apenas una décima, el coste total neto por trabajador hasta los 36.617,04 euros y de igual manera el único que incrementó el salario de sus trabajadores tres décimas hasta los 27.214 euros. Por el contrario, el sector servicios, precisamente donde se están creando en la actualidad siete de cada diez nuevos empleos,

presentó los menores costes laborales por trabajador tras registrar un descenso del 1,2%. A su vez el salario también fue el más bajo tras caer cuatro décimas hasta los 21.981 euros.

Por su parte, la construcción experimentó el mayor descenso del coste neto (un 2,1% respecto al año anterior) y la mayor caída salarial: un 1,5% menos que en 2015 hasta los 22.263 euros.

'Extra' para los funcionarios

Por otro lado, los empleados públicos empezaron a recibir ayer la subida del 1% que estableció el Ejecutivo en los Presupuestos Generales del Estado de 2017 aprobados en junio pasado pero con carácter retroactivo desde el pasado 1 de enero. Esta subida supone en torno a los 18 euros mensuales y 126 euros en atrasos en un sueldo medio de la administración, según cálculos de CSIF, el sindicato mayoritario entre los funcionarios.

Las plantillas de la Administración General del Estado serán las primeras en ponerse al día, puesto que no a todos los empleados públicos se les abonará en julio los atrasos. Sí será así para los funcionarios de Hacienda, que ya ha preparado una nómina con la actualización del salario y el pago de los retrasos correspondientes a los últimos siete meses.

Fotos

Vídeos