UGT y CC OO reclaman a la patronal negociar ya el pacto salarial para 2018

Manifestación sindical del 1 de mayo.
Manifestación sindical del 1 de mayo. / J. P. Gandul

Los sindicatos urgen a los empresarios a convocar una reunión para sondear la posibilidad de un nuevo «acuerdo marco» para «los próximos años»

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Los sindicatos quieren ponerse manos a la obra a negociar un pacto salarial para el año próximo tras el fracaso protagonizado en este 2017. Por eso los secretarios de Política Sindical y de Acción Sindical de UGT y CC OO, Gonzalo Pino y Mercedes González, respectivamente, enviaron una carta a los presidentes de CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, instándoles a convocar «lo antes posible (a poder ser la primera quincena de septiembre)» la Comisión de Seguimiento del III Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva (AENC), cuya vigencia además finaliza el próximo 31 de diciembre.

«Creemos que es urgente analizar de manera conjunta el estado actual de la negociación de convenios y sondear las perspectivas y posibilidades de avanzar de manera consensuada en la definición de un nuevo marco de referencia compartido para los próximos años», explican los sindicatos en la misiva enviada el pasado miércoles, el medio principal que en estos últimos tiempos unos y otros utilizan para comunicarse.

«Otoño caliente»

Las perspectivas no son muy buenas después del culebrón que protagonizaron durante la negociación para este 2017, con continuos reproches y un duro cruce de acusaciones entre ambas organizaciones para terminar, diez meses después de la primera reunión, sin lograr pactar una banda salarial que sirviese de referencia para los convenios sectoriales y de empresa. Así, UGT y CC OO tildaron a la patronal de «irresponsables», mientras los empresarios les acusaron de no tener «intención de firmar ningún acuerdo desde el principio».

Pero todavía hay más: la CEOE dejó caer -de boca de su secretario de Relaciones Laborales, Jordi García Viña- que su intención es eliminar la subida salarial de la negociación colectiva. «Que el próximo acuerdo no tenga una referencia salarial a lo mejor puede ser ese mecanismo de modernización que estamos esperando». Es decir, que se lleguen a acuerdos sobre temas laborales pero que no se fije el porcentaje que deberían subir los sueldos de los trabajadores. Asuntos tales como el arbitraje en los conflictos, una nueva ley de formación e incluso de huelga, la financiación de los sindicatos o el papel de las mutuas, entre otros.

Por todo esto, y tal y como anunciaron los sindicatos tras el fracaso del pacto, se augura un «otoño caliente».

Fotos

Vídeos