Las Provincias

El sector textil valenciano ha perdido más de 12.200 empleos en 8 años

  • Un total de 794 empresas han tenido que cerrar en la Comunitat

El sector textil valenciano ha perdido 12.270 empleados en el periodo 2008-2016, que representa el 48,2 % del total, así como 794 empresas de una industria que ya arrastraba su propia crisis, según los datos de un estudio elaborado por CCOO-PV.

Desde antes de la crisis económica, el sector ha registrado un fuerte descenso de las ventas y a la vez "un incremento considerable" de los beneficios que, según el sindicato, se ha producido por un recorte en los gastos que ha sido soportado sobre todo por los trabajadores.

El secretario general de CCOO-PV, Paco Molina, ha asegurado en un comunicado que la rebaja de los costes de producción ha venido de la mano de obra ya que se han realizado despidos masivos y depreciación de los salarios de los trabajadores mediante descuelgues del convenio colectivo, y por el incremento de la economía sumergida.

Molina ha señalado que el sector textil ya arrastraba "su propia crisis" por no haber introducido "los necesarios estándares de competencia empresarial".

La pérdida de empleo de 12.270 personas menos ocupadas en el sector corresponde en un 70,9 % a hombres y un 29,1 % mujeres, pero ha repercutido más entre el sexo femenino puesto que ha afectado al 57,7 % de las trabajadoras.

El descenso de trabajadores en el sector se ha producido a la vez que un incremento de la productividad, lo que apunta a "una mayor carga de trabajo por persona", según el estudio, que refleja también una considerable reducción de empresas, de 3.029 a 2.235, un 26,2 % menos.

No obstante, la Comunitat Valenciana aglutina el 15,2 % del total de empresas en España, la segunda comunidad después de Cataluña.

En 2007 el sector ya mostraba una baja rentabilidad, con un volumen de beneficios total de algo más de 3 millones de euros, lo que apenas suponía un 0,1 % del valor de la producción.

Entre 2008 y 2012 se produjo un fuerte descenso de ventas y un ajuste en gastos, y al año siguiente aunque continuó ese descenso, se obtuvieron beneficios de 24,9 millones de euros, con lo que se interpreta que concluyó el proceso de ajuste de gastos.

Aunque el incremento de ventas en 2014 elevó la rentabilidad a 30 millones de euros, los beneficios no fueron elevados (el 1,6 % del valor de la producción). Ese año comenzó una leve recuperación de la actividad y el empleo.

A juicio de CCOO-PV, estos datos demuestran que el textil y la confección ya arrastraban su propia crisis, anterior a la crisis general de la economía iniciada en 2008.

El sindicato considera que no estamos ante una crisis sectorial al uso, sino ante "fracasos de modelos de gestión y dirección que han afectado a las empresas individualmente", y la atribuye a una falta de modernización y de prácticas democráticas en las empresas.