Torrescámara culpa al Estado de la pérdida del 36% de su negocio

I. HERRERO

valencia. La constructora Torrescámara cerró 2016 con una disminución del 36% de su cifra de negocio, hasta 31,3 millones, que achaca al «bloqueo por falta de toma de decisiones y ralentización, cuando no paralización», de obras por parte del Gobierno, al estar de manera provisional la gran mayoría del año.

Así lo señala en el informe de gestión adjunto a las cuentas depositadas en el registro mercantil, en el que indica que «estas ralentizaciones y paralizaciones de obras por motivos imputables a la administración han provocado unos daños y perjuicios a la empresa» que está «reclamando por diferentes vías» para «conseguir su resarcimiento».

Desde Torrescámara, que tiene reclamaciones por discrepancias con la administración contratante que superan los 25 millones, culpan también de la caída de sus ventas a las restricciones presupuestarias impuestas por la UE al Estado español.

La empresa presidida por Juan Cámara dedicó a reservas los 112.234 euros de beneficio neto, frente a los 285.883 euros que ganó en 2015. De cara a este año y al próximo, mantendrá su apuesta por la internacionalización, que le llevó a elevar el peso de sus ventas fuera de España del 37% al 49% del total en 2016.

Fotos

Vídeos