La tensión en la estiba provoca el desvío de barcos en Sagunto

E. RODRÍGUEZ VALENCIA.

Los rumores de paz social que se oyen en los principales puertos de España no parecen tener su réplica en el Puerto de Sagunto -dependiente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV)-, donde los estibadores han reducido el ritmo de trabajo en protesta por la posible liquidación de la Sociedad Anónima de Gestión Estibadores Portuarios (SAGEP). Estas denominadas «marchas lentas» ya han pasado factura al recinto saguntino, que ha sufrido el desvío de varios barcos, según afirmó ayer el presidente de la APV, Aurelio Martínez, tras una reunión del Consejo de Administración. «No hay un estudio de impacto económico pero sí se han registrado incidentes, entre ellos, el desvío de barcos», explicó Martínez, quien a su vez quiso matizar que el problema no amenaza con extrapolarse al Puerto de Valencia.

La reducción del ritmo de trabajo de los encargados de la carga y descarga de buques se debe a la decisión de la instalación de liquidar la SAGEP después de que Grupo Alonso haya decidido abandonar la sociedad, en la que tenía el 16,6% con la firma Intersagunto.

Esta decisión se someterá a votación de la junta el 15 de marzo y se prevé que salga adelante. Tras ello, se procedería a la constitución de un Centro Portuario de Empleo y a la subrogación de los trabajadores.

Por otro lado, Martínez avanzó los datos provisionales del mes de enero, que no son especialmente halagüeños ya que consolidan la ralentización de las exportaciones valencianas con la que se cerró 2017. El tráfico de contenedores sólo se elevó en un 1,4% mientras que la carga de TEUS llenos cayó un 4%.

Fotos

Vídeos