El Supremo obliga al Sabadell a responder por las cuotas participativas de la CAM

Sede del Tribunal Supremo. / a. ferreras

La sentencia considera que tanto el banco como la fundación de la antigua caja son sucesores universales y deben indemnizar a los afectados

R.E.

Valencia. El Tribunal Supremo ha establecido que el banco de Sabadell debe responder por las cuotas participativas emitidas por la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) y cuya comercialización a minoristas se declaró nula por error y vicio del consentimiento. El Pleno de la Sala Primera del Alto Tribunal desestima el recurso de casación de Sabadell y mantiene su «legitimación pasiva como sucesor universal del Banco CAM».

Las cuotas participativas eran un instrumento similar a las acciones, pero sin derechos de voto, emitidos únicamente por la CAM y que podían tener derecho a dividendo y negociarse en los mercados.

En concreto, desestima los recursos de casación y extraordinario interpuestos por la Fundación Obra Social de la CAM y por el Sabadell contra la sentencia que confirmó el fallo que sentenciaba la nulidad del contrato de compra de cuotas participativas suscrito entre las partes y condenó solidariamente a ambas entidades a reintegrar las cantidades invertidas en este producto.

En cuanto a la Fundación CAM, su responsabilidad se mantiene como sucesora universal de la CAM. Por tanto, la obligación de restitución que deriva de la nulidad del contrato de adquisición de las cuotas participativas deberá ser asumida por la fundación de manera subsidiaria al banco de Sabadell, «sin perjuicio de que, verificado el incumplimiento, su responsabilidad sea solidaria».

Los afectados en la Comunitat se cuentan por decenas de miles, aunque es en la provincia de Alicante donde se estima que hay un mayor número de cuotapartícipes, incluidos trabajadores de la caja.

Fotos

Vídeos