El suelo para vivienda se encarece un 40% en Valencia y las promociones se duplican

El suelo para vivienda se encarece un 40% en Valencia y las promociones se duplican

La actividad supera las previsiones del sector inmobiliario y la ciudad pasa de 25 obras a más de 50 en sólo dos meses

ELÍSABETH RODRÍGUEZ VALENCIA.

Los solares baldíos que dejó el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y que afeaban la imagen de Valencia y alrededores recobran su valor a un ritmo cada vez mayor. En lo que va de año el precio del suelo para viviendas se ha disparado un 40% respecto a 2016 en la capital del Turia y, además, en sólo dos meses se ha doblado el número de promociones en marcha en la ciudad, según señala a LAS PROVINCIAS el director de la oficina de CBRE en Valencia, José Ángel Sospedra.

De este modo, las propias previsiones del sector se han visto superadas. A finales del pasado mes de marzo, durante la presentación de un informe sobre 2016, la consultora señaló que había 25 edificaciones en marcha en la ciudad de Valencia. Ahora, son más de 50 las promociones en trámite. Además, Sospedra advirtió que el aumento de los precios del suelo residencial estaría este año en torno al 30%, una tasa que, según indica a este diario, se ha desbordado con creces. «El año está siendo muy intenso y se están produciendo muchísimas operaciones en el mercado», destaca Sospedra, que señala a Malilla, Quatre Carreres, Patraix y Benicalap como las zonas con más actividad.

Detrás de estas operaciones se encuentran capitales extranjeros principalmente, según asegura el presidente de la Asociación Provincial de Promotores Inmobiliarios y Agentes Urbanizadores de Valencia, Antonio Olmedo. En este sentido, el empresario alerta de que la presencia de fondos internacionales puede suponer un encarecimiento excesivo del suelo, lo que posteriormente puede reflejarse también en los precios de la vivienda. En este mismo sentido también se manifestó el director de la delegación valenciana de CBRE al indicar que el «calentamiento está preocupando a los promotores locales».

¿A qué se debe este incremento pronunciado del valor de los terrenos? Según los expertos de CBRE, la causa principal reside en la mejora de los indicadores macroeconómicos y la falta de oferta, que ha despertado el apetito inversor sobre todo en el ámbito residencial. «El interés mostrado por la demanda, derivado de la falta de producto de calidad que se adecué a sus requerimientos o patrones de inversión, ha incrementado la competencia en compra en determinadas zonas, provocando un repunte de precios», explicaba Sospedra cuando presentó el informe sobre la actividad inmobiliaria en el ejercicio de 2016.

La carestía de oferta es la razón que también señala el presidente de los promotores valencianos. «El encarecimiento se debe sobre todo porque no hay licencias de obra nueva. Esto impide que haya más construcciones y, por tanto, mantiene la falta de oferta. Si hay poca oferta, los precios son mayores», sentencia Olmedo, quien acusa al Ayuntamiento de Valencia del retraso en los trámites administrativos.

En este sentido, el dirigente indica que los promotores locales se enfrentan a una espera de hasta 18 meses para obtener los permisos de construcción. «Esto tiene un efecto aún más perverso, que es el de la imposibilidad de crear nuevos puestos de trabajo, así como toda la recaudación que el consistorio pierde por no dar luz verde a las obras», critica Olmedo.

Por lo que respecta al precio de la vivienda, cabe recordar que el incremento arrancó en 2014 y continúa al alza de manera moderada tanto en la Comunitat como en el resto de España. Antes de 2016 ya se empezaron a notar aumentos en otro tipo de activos, tales como los pisos de segunda mano -sobre todo alquileres-. «El negocio residencial está disparado. El precio del alquiler de viviendas tradicionales ha subido un 15%», apuntó Sospedra, quien añade que todavía no tienen datos sobre la evolución del precio de las viviendas durante 2017.

El encarecimiento de los inmuebles nuevos se dejó ver con pequeños repuntes en otros municipios de la provincia de Valencia a partir de 2014. «Actualmente, el valor medio de las transacciones se sitúa en torno a los 100.000 euros», afirma el informe, que sitúa en 120.000 euros el valor medio en el año 2012.

En Valencia ciudad, las transacciones van desde los 300 euros por metro cuadrado a los 530. Alicante oscila entre los 400 y los 600. En su caso, los acuerdos de suelo vivieron una corrección a lo largo de 2016, debido a la consulta sobre el 'Brexit', pero dicho efecto se compensó con la presencia de compradores de otras nacionalidades como belgas, franceses y alemanes, y nacionales.

Falta de oferta

Fotos

Vídeos