Un sector que hace juego

La patronal juguetera AEFJ que preside José Antonio Pastor cumple 50 años tras una intensa transformación que le ha llevado a superar su propia crisis

Á. M.

valencia. Hubo un tiempo en el que los mapas económico de España que se estudiaban en las escuelas situaban en Alicante un tren eléctrico y un caballo de madera para representar la industria juguetera. De hecho, la comarca de La Foia de Castalla es conocida como el Valle del Juguete y sus localidades concentraban buena parte de esa industria, dando fama internacional a ciudades como Onil o Ibi.

Sin embargo, a mediados de los años 80 se produjo un cambio en los hábitos de juego de los niños españoles con la entrada de las consolas de videojuego y una desbordante competencia asiática reventó los precios hasta llevar a la quiebra a compañías que parecían inexpugnables. En este contexto entró en Asociación Nacional de Fabricantes de Juguetes José Antonio Pastor, presidente de la organización ahora que celebra sus 50 años de historia.

Nacido en Onil (Alicante) en 1969, Pastor estudió la licenciatura de Gestión Comercial y Marketing en Esic (1987-1992), además de realizar el Master en Comercio Exterior de esta institución educativa en 1993. Con la voluntad de profesionalizar la patronal juguetera, es elegido para incorporarse a ella en 1992, con sólo 23 años, siendo su primera responsabilidad la creación del Departamento de Promoción Exterior.

Fruto de esta labor, en 1997 pasa a ocupar el cargo de secretario técnico de la asociación hasta 2002. En ese último año crea el departamento de Comunicación y Marketing, pasando en septiembre de 2004 a ocupar el puesto de director general adjunto de la patronal juguetera española. Es entonces cuando fallece Salvador Miró, histórico presidente de la asociación, y los socios eligen a Pastor para que les represente.

De esto hace ya 11 años y entre medias, ha sido también presidente de la Asociación Europea de la Industria del Juguete (Toy Industries of Europe, con las siglas en inglés TIE) en 2016, siendo el segundo español en dirigir al sector juguetero europeo, ya que el primero fue, precisamente, Miró, quien copresidió la TIE cuando esta se constituyó a partir de la unión de otras dos patronales del continente: la TME y la Federación Europea del Juguete.

En el sector se reconoce que el trabajo desarrollado desde la organización ha sido clave para dar un giro a la situación de una actividad que corría un riesgo real de pasar a ser insignificante, como ha ocurrido a otras actividades de las denominadas tradicionales y que fueron la base de la industrialización valenciana en el siglo XX.

Después de tener que enfrentar la crisis general de los últimos diez años, el mercado nacional del sector del juguete ha confirmado su recuperación en 2016, cerrando el ejercicio con un crecimiento del 6,1%. Tras tres años de aumentos, el pasado año se alcanzó los 1.130 millones de euros, cifras que se aproximan a las obtenidas en años anteriores al desplome económico iniciado en 2007.

La estacionalidad del mercado sigue siendo notable, y según los datos de NPD Group, los meses de octubre a diciembre, supusieron el 67,2% de las ventas totales, siendo la última semana (la de Navidad y Reyes), la de mayor peso en los últimos años, representando el 10,2% del total del año.

El buen comportamiento de las ventas del juguete en España se refleja también en todas las categorías, encontrando sólo tres de ellas en negativo. Según el panel de datos de NPD Group, que cuenta con el balance del 82% del mercado nacional, las categorías de Arts&Crafts (manualidades) y Juegos/Puzzles cerraron con el mayor crecimiento, con un 13% ambas. Cayeron sin embargo las figuras de acción (-9%), los vehículos (-6%) y los peluches (-4%).

En todo caso, el liderazgo del mercado español en el negocio del juguete sigue estando en la división de Infantil/Preescolar, con más de 201 millones de euros; Muñecas, por enciman de los 156 millones de euros, y Juegos/Puzzles, más de 107 millones de euros, siguiendo la tendencia de años anteriores. Hasta mayo de 2017 esta tendencia de mejoría del mercado ha continuado hasta crecer un 5%, pese a que la estacionalización sigue siendo una de las asignaturas pendientes de la actividad.

Fotos

Vídeos