Sáez Merino, extinguida tras nueve años de liquidación

Su principal valor fueron sus marcas Lois, Cimarron, Caster, Caroche o Vandervilt

Á. M.

Valencia. La empresa Sáez Merino y las que fueran sus filiales Sáez Merino Sewing y Sáez Merino Textiles han sido declaradas oficialmente extinguidas tras nueve años de concurso y liquidación, según el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME). Termina así la historia de una compañía nacida en los años 60, cuando los hermanos Sáez Merino vieron una oportunidad de negocio en la producción de lo que parecía una moda pasajera: los pantalones vaqueros. Los bajos costes de producción y el precio de la peseta les llevaron a saltar pronto fronteras, exportando a Holanda, Francia, Portugal, Alemania y Bélgica, situándose como los cuartos productores mundiales, sólo superados por Levi Strauss, Wrangler y Lee. La publicidad fue entendida como una herramienta clave para la venta del producto y sus campañas en televisión se convirtieron en una referencia de la cultura popular de los años 80.

Sin embargo, el aumento de los costes laborales y la digestión del crecimiento internacional terminaron por llevar a la quiebra a las sociedades de ambos hermanos, quedando como principal valor sus marcas Lois, Cimarron, Caster, Caroche o Vandervilt, que han tenido diferente suerte con otros productores.

Fotos

Vídeos