El reparto de dinero del Consell y la Diputación al comercio enfrenta a las asociaciones

Compradores en un pequeño comercio de la ciudad de Valencia. / Jesús Signes
Compradores en un pequeño comercio de la ciudad de Valencia. / Jesús Signes

La organización afín a Compromís y más beneficiada por los cambios en la distribución de subvenciones acusa al resto de ser portavoces de anteriores gobiernos

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

La asociación de comerciantes más favorecida por el nuevo reparto de fondos públicos y afín en sus planteamientos a Compromís, Unió Gremial, acusa al resto de haber servicios «al poder establecido» con anteriores gobiernos valencianos y cuestiona la gestión realizada de «los millones de euros» que recibieron en el pasado. El detonante de esta respuesta, firmada por el presidente de la organización, Francesc Ferrer, y remitida a LAS PROVINCIAS, se produjo tras las críticas de la Confederación de Empresarios del Comercio y Servicios de la Comunitat Valenciana (Cecoval) por considerarse «ninguneada» por Compromís y los altos cargos del partido que gestionan esta materia en la Diputación y el Consell.

Cecoval denunció que se les intentó recortar los fondos en beneficio de Unió Gremial en los Presupuestos de la Generalitat para 2018, que se ha retrasado su convenio para el pago de las ayudas de 2017 y la Dirección General de Comercio, regida por el exabogado de Unió Gremial Natxo Costa, remitió un certificado a la Diputación de Valencia que reducía su representatividad en favor de Unión Gremial, sin tener competencia administrativa ni criterios técnicos para calibrarlo. Con ese documento, la entidad provincial fijó un reparto de ayudas (financiadas también por el Consell) que beneficiaba a Unió Gremial y perjudicaba a Cecoval, por lo que esta última presentó alegaciones y frenó su tramitación.

Unió Gremial asegura que las otras entidades tendrían que explicar «los millones de euros» recibidos antes

Sin embargo, Ferrer asegura que «las supuestas patronales que miran hacia Madrid» (Cecoval es la única entidad miembro de la Organización Nacional del Comercio) «o que incluso fundamos desde nuestra entidad, deberían explicar los millones de euros que han recibido de las administraciones anteriores de dudosa gestión». Además, el presidente de Unió Gremial les acusa de «haber sido altavoz reciente (no tienen ni 18 años de existencia)», además de que «con demagogia y abnegación han servido al poder establecido y al cual se han hecho deudores por intereses particulares y no de sus asociados».

«Unió Gremial en enero de 2018 ya cumplirá 105 años como patronal valenciana multisectorial y con identidad propia», asegura Ferrer. Niega haber sido nunca «un sindicato patronal de ningún partido, o ideología ajena. La nuestra es la de cada uno de nuestros asociados y la que acordadamente decidimos». Su sintonía y afinidad a la postura de Compromís se explicar, para Ferrer, en que, si han «defendido y reclamado asuntos sociales o cívicos, ha sido con derecho propio y sin ofender, hablar mal o atacar a nadie».

Sin embargo, desde Cecoval no se les ha atacado ni acusado, sino que se ha cuestionado la propuesta de reparto de fondos y la actitud de Compromís hacia ellos. Así, acusa a la Conselleria de Economía de bloquear la tramitación de los 150.000 euros que le corresponden de los Presupuestos de 2017, mientras avanza el pago de los convenios con las otras entidades del sector.

Cecoval acusó al partido de Mónica Oltra y a sus altos cargos de ninguneo y de negarse a reunirse con ellos

Así, fuentes de Cecoval señalan que el convenio de 2017 se aprobó con más de un mes de retraso frente al del resto, después de que se movilizaran para evitar que en los Presupuestos de la Generalitat de 2018 les recortaran un 33% su asignación anual. Compromís no aceptó reunirse con ellos para tratar el asunto, pero una enmienda de Podemos les evitó el recorte de fondos.

Sobre el reparto de dinero desde la Diputación de Valencia la vicepresidenta, Maria Josep Amigó, de Compromís, se legó a reunirse con ellos para dar explicaciones y Cecoval lo paralizó al presentar alegaciones. Cuando finalmente el Consell autorizó el convenio con Cecoval, les ofreció la mitad de tiempo para tramitar, además de retrasar la entrega de documentación para pedir los fondos que tenía previstos.

Un vez hecho esto, el conseller Climent no firmó el convenio a tiempo y desde la Generalitat se comunicó el pasado viernes a Cecoval que se cambiaban los plazos de entrega de documentación y se devolvía el proceso al punto inicial, obligando a volver a tramitar y justificar las ayudas. El nuevo retraso elevará el coste financierode Cecoval, que ya ha realizado las acciones subencionadas con préstamos que deberá prorrogar.

Fotos

Vídeos