Las grandes marcas se disputan los locales comerciales en el centro de Valencia

Nuevo centro de la compañía irlandesa Primark en el centro de Valencia. / IRENE MARSILLA
Nuevo centro de la compañía irlandesa Primark en el centro de Valencia. / IRENE MARSILLA

La recuperación del consumo impulsa el aumento del precio de los alquileres por encima del 10% anual

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

Los signos de recuperación que está mostrando el consumo en los últimos trimestres ha reimpulsado el precio de los inmuebles y generando nuevas aperturas, algunas de ellas bloqueadas desde hace tiempo. Ese es el caso de la cadena textil Primark, que abrirá su primera tienda entre la calle de Ruzafa y el Pasaje Doctor Serra de la ciudad de Valencia este verano, según señala un cartel colgado en la entrada del establecimiento, que actualmente se encuentra en obras.

El proyecto se puso en marcha en 2012, pero se frenó ante la continuidad de la crisis. Con los trabajos ya ralentizados se registraron incidencias con la documentación que debía de presentar la compañía, como fue el caso del informe de bomberos que garantiza la seguridad del recinto. Además, la propia firma realizó algunos cambios en el proyecto inicial que prolongaron el proceso de obras.

Tanto es así que, si el anuncio de la apertura de la compañía elevó los precios del metro cuadrado en la calle de Ruzafa y despertó el interés de firmas para aprovechar el tirón, no son pocas las enseñas que abrieron con la esperanza de sacar partido a la nueva marca y no han podido aguantar tanto tiempo de espera y han cerrado.

Las grandes marcas y las franquicias protagonizan los últimos movimientos ocurridos en el mercado

En todo caso, fuentes del sector inmobiliario confían en que se amplíe el corazón comercial de Valencia, circunscrito hoy a las calles de Colón, Don Juan de Austria y Jorge Juan. Son precisamente estas tres vías las que están concentrando la demanda, protagonizando las principales operaciones con los precios más elevados. Sólo en 2016, el último ejercicio completo del que se tienen datos ya analizados, la consultora inmobiliaria Gesvalt calcula un alza de precios que se movería, según operaciones, entre un 5% o un 10%.

La joya de la corona del centro comercial en Valencia es la calle de Colón, pero no toda es igual. Según el informe de Gesvalt por un local en la mejor zona, la 'prime', se paga entre 130 y 160 euros el metro cuadrado. Se trata del tramo que desde la Plaza de los Pinazo, donde está la estación de Metro, y el cruce con el Paseo de Ruzafa. Aunque tradicionalmente ha sido la acera de los números impares la más cara, actualmente con la falta de oferta se está equiparando

De hecho, es la acera de los pares la que se suele definir como 'alta', a un precio de 110 y 130 euros el metro cuadrado. A medida que el comprador avanza desde El Corte Inglés de Pintor Sorolla hacia la Porta de la Mar, se entra en la zona 'media' y 'baja' de la vía, con precios que van desde los 120 euros hasta los 50 euros.

Es esta la zona con menor demanda y mayor número de locales disponibles. Más corta es la distancia entre los máximos y los mínimos de Don Juan de Austria. La zona más cercana a El Corte Inglés es la más cara, a unos 130 euros el metro cuadrado, y va pasando hasta 100, 85 o 70 euros al avanzar hacia la calle de las Barcas. Sin embargo, fuentes inmobiliarias advierten que, si finalmente Zara se instala en la Galería Austria, se producirá un alza de precios.

Por último, más modesto es el caso de Jorge Juan, donde la zona más próxima al Mercado de Colón ronda los 80 euros y va bajando hasta 30 o 35 euros cerca del cruce con Sorní. Esta situación obliga a acometer estrategias. En algunos casos, las firmas optado por la concentración en un centro mucho más grandes, con lo que ganar visibilidad y reducir el impacto del coste del metro cuadrado en plantilla necesaria para la gestión del punto de venta. Éste es el caso de Massimo Dutti y su nueva 'flagship' o tienda enseña en la calle de Colón.

En otros casos, se ha optado por la reordenación de la oferta para optimizar la gestión, como Mango. Distinta es la situación de Zara o El Corte Inglés, propietarios de los centros en Colón, 1, y Colón, 11, respectivamente. Su intención ya anunciada es vender el inmueble para ganar liquidez y aligerar de ladrillo sus balances. La idea es pasar a un alquiler de larga duración, pero a un precio establecido desde el inicio de la operación que pueda resguardar de fluctuaciones, como las que se está apreciando en las últimas fechas.

Temas

Turista

Fotos

Vídeos