Prudencia en los años de bonanza y estabilidad

Vicente Aguilar Montoro repasa con meticuloso cuidado cuáles fueron los movimientos de la empresa durante los años de bonanza de la economía española. «En aquellos años, cuando todo iba en liza, veíamos cómo empresas vecinas hacían importantes inversiones. Me llamó la atención. Nosotros, sin embargo, no nos dejamos llevar por esa dinámica y optamos por ir creciendo poco a poco», cuenta el empresario, que califica a la compañía de «estable». En cuanto a sus planes de futuro, Aguilar también toma una postura prudente. «El principal objetivo es mantener nuestros clientes», afirma. Más allá de lo estrictamente comercial, el empresario espera que su hijo, de 19 años, tome el relevo de la firma. «Viene de vez en cuando a echar una mano», cuenta sin poder contener una leve pero firme sonrisa.

Fotos

Vídeos