El presidente de Caixabank alerta de nuevas restricciones del crédito a particulares y empresas

El presidente de Caixabank, durante su conferencia en Forinvest./LP
El presidente de Caixabank, durante su conferencia en Forinvest. / LP

Gual achaca la situación a las mayores exigencias al sector en un contexto de tipos bajos que puede durar aún cinco años | El consejero delegado del Sabadell prevé nuevas fusiones bancarias en España

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

La primera jornada de la feria de las finanzas Forinvest en Feria Valencia, el presidente de Caixabank, Jordi Gual, ha destacado que la actual situación de tipos de interés bajos puede durar cinco años, por lo que las entidades han de plantearse alternativas. Así, apunta a los seguros, las tarjetas de crédito y a otras vías de generación de ingresos porque el margen es ahora muy reducido. Además, de cara a particulares y empresas, advierte que las mayores exigencias en el ámbito regulatorio puede llevar a una restricción del crédito.

“Desapalancamiento, poco volumen de negocio… no sabemos si va a mantenerse en el tiempo esta situación del sector, ya que se lleva años diciendo que esto cambiará. En cualquier caso, desde las entidades hemos de ser capaces de desarrollar modelos de negocio robustos ante la prolongación de un entorno de tipos bajos y volúmenes reducidos”, señala Gual.

El presidente de la entidad considera que ese es el reto, después de que el sector haya sufrido una fuerte caída de rentabilidad y una fuerte reestructuración, con la reducción del número de entidades, oficinas y empleado, “que se expansión tal vez en exceso a principios de siglo”.

Más noticias de Forinvest 2018

Así, Gual cree que el nuevo escenario exige a la banca mayor tamaño medio y provoca que algunos modelos de negocio no tengan futura por no tener escala, capacidad de reacción y, por ello futuro.

Respecto al cambio es el marco regulatorio, que se ha transformado de manera drástica en 10 o 15 años como consecuencia de la crisis, Gual ha advertido de los riesgos del endurecimiento de los requisitos. “Esto es necesario, probablemente, pero ha generado incertidumbre y una carrera sin fin de búsqueda de más capital. Ahora llegan otros requisitos que añaden inestabilidad, pero con los cuales debemos saber convivir, como la revisión de activos ponderados de riesgo, los requisitos de emisión de títulos que pueda asumir pérdidas y a la incertidumbre que rodea a los procesos”.

A esta situación atribuye Gual que se puede producir una restricción del crédito a empresas y particulares. Además, “se corre el riesgo, con la actual exigencia de provisiones, de un comportamiento prociclo”, impulsando los ciclos alcistas y agravando los bajistas.

Esta no ha sido la única crítica a los organismos reguladores, a los que responsabiliza de obstaculizar una unidad bancaria europea y favorecer a los competidores digitales puros frente a la banca tradicional.

Frente al desarrollo de la unión bancaria, “los reguladores nacionales no se acaban de fiar del conjunto de la legislación europea y prefieren que las entidades tengan la liquidez y los recursos propios en su territorio de control”, generando una fragmentación de los mercados en liquidez y recursos propios.

Sobre los nuevos competidores digitales en los distintos ámbitos en los que trabaja la banca, considera que es una clara amenaza. “La banca sin personas hace que entren competidores que te dificultan la venta conjunta de servicios y hay que repensar la situación”.

Ante ellos, señala barreras naturas contra esos entrante y también artificiales, como la exigencia de ficha bancaria. Sin embargo, “los entrantes disfrutas del apoyo de las autoridades regulatorias que tratan de promover la competencia”.

Más que el ‘fintec’ y las empresas de esa área específica, que tienen “muchos clientes con pocos importes” ha destacado que las grandes corporaciones como Facebook sí cuentan con amplia base de clientes y capacidad de innovar fuertemente y acceder a mucho potencial de mercado bancario.

La respuesta desde las entidades tradicionales, para Gual, tiene que ser aportar relación humana para los distintos perfiles de clientes.

Respecto a las propuestas que realizó unos minutos antes en Forinvest el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, para una planteaba reorientar el ahorro de la banca a los mercados, Gual aseguró que los mercados de capitales son “complementarios” a la actividad bancaria.

“Si queremos garantizar que los empresarios pequeños y medianos, espacialmente, tengan acceso a la financiación, es necesario que dispongamos de un sistema de intermediación financiero que pueda transformar el ahorro familiar y los transforma en activos relativamente ilíquidos que necesitan empresas y familias”. En su opinión, es necesario mantener ambos modelos.

El Sabadell prevé nuevas fusiones

El consejero delegado del Sabadell, Jaime Guardiola, estima que se pueda producir nuevas fusiones bancarias en España. A diferencia del proceso de concentración provocado por la crisis, el ejecutivo estima que está abierta la posibilidad de que entidades menores tengan que integrarse en otras “por motivos industriales, para tener masa crítica”.

El consejero delegado del Sabadell prevé nuevas fusiones bancarias en España

Las nuevas fusiones no serían por problemas de solvencia, como en la crisis, sino para ganar masa crítica

En todo caso, Guardiola considera que el nivel de concentración es adecuado para el sistema financiero de un país como España. Sin embargo, “la banca necesita escala y tamaño” y puede llevar a uniones que no sean por razones de solvencia, como sí fue el eje durante la crisis. En todo caso, la unión de Santander y Popular no estaba prevista y se debe a motivos particulares, según Guardiola. “Cuando se habla de riesgos para el consumidor por falta de competencia no creo que se esté produciendo”, señala en la conferencia impartida en la feria de las finanzas Forinvest.

El directivo señala que la banca española ha sufrido un proceso “brutal” de concentración que “quizás no se hizo todo lo bien que se debía”, aunque considera que se hizo de forma adecuada aunque “con un gran peso en el sector privado”. En este contexto, Guardiola estima que el suyo es el banco que más ha cambiado, al triplicar su número de clientes.

En su opinión, el coste ha sido alto para los contribuyentes, aunque ha estado “relativamente bien” si se compara con lo que a significado para otros países. A día de hoy sobre la situación de la economía española, estima que se han alcanzado ya niveles precrisis.

En el caso valenciano, estima que se va a beneficiar del crecimiento general y entiende que está saliendo de un esquema productivo de sectores maduros como la construcción y el inmobiliario, pero está también migrando hacia otros de más valor añadido.

Entre los problemas que se prevé para las entidades financieras, alerta de la masa de activos improductivos con los que carga en sus balances. Tiene que tener una cifra pequeña y Guardiola considera que queda mucho por ejecutar.

Sobre la regulación, cree que ha llegado al extremo y no prevé una intensificación. “Cuantitativamente se exige un nivel altísimo de exigencias de capital en caso de riesgo sistémicos y enormemente complejo”. Esto ha significado un incremento del coste del 35%, que hay que repercutir.

Sobre los tipos de interés, considera que es coyuntural y puede hacer que el Banco Central Europeo empiece a normalizar los tipos de interés. Sí cree que es estructural, que está para quedarse, el impacto de la tecnología y su incidencia en el sector. Ante ello, considera necesario ir al micromarketing, a un sistema descentralizado de gestión para hacer de forma mucho más eficiente el movimiento de flujos. Estas nuevas tecnología generan un cambio brutal con los clientes, por quedar clientes analógicos y otros casi completamente digitales.

Dependencia inmobiliaria

En la conferencia inaugural, el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella. El responsable del órgano regulador ha señalado la dependencia de la inversión inmobiliaria de los ahorradores, al contar España con el mayor porcentaje de propietarios de vivienda entre los grandes países europeos.

Sebastián Abella, presidente de la CNMV, durante su intervención en Forinvest.
Sebastián Abella, presidente de la CNMV, durante su intervención en Forinvest.

En su opinión, esta “obsesión por la vivienda” debe cambiar par que se habrá paso hacia una economía más diversificada tanto de particulares como empresas. El presidente de la CNMV considera que hay factores que puede ayudar al cambio como al entrada en vigor de la MIFID II, el impulso de la educación financiera y el desarrollo de la tecnología aplicada a la banca.

Sobre la MIFID II, que marca con su entrada en vigor en 2018, Albella asegura que permitirá tener un mayor control y transparencia del comportamiento de las entidades, con la prohibición de los incentivos, por ejemplo. También prevé que genere una oferta mayor y más leal de producto.

Por otra parte, el refuerzo de la formación de las redes de venta, “con personal más cualificado y que actuará con mayor confianza”. Las instituciones internacionales respaldan esta mejora de la educación financiera y España desde 2008 asumió el impulso del primero proyecto de formación financiera con carácter general y esta es una de las líneas estratégicas de la CNMV.

La tecnología ha crecido hasta que un 46% de loa clientes ya gestionan su actividad bancaria en España por esa vía en 2016. “La tecnología está promoviendo beneficios al cliente y refuerzan el papel de los mercados de capitales”, señala.

Por último, apunta que las pymes son la base de la estructura empresarial española y esto determina una cultura financiera de aversión al riesgo, desconocimiento de alternativas a las formas de financiación no bancaria y miedo a la pérdida de control de la empresa.

Sin embargo, Albella defiende que una mayor diversificación de fuentes de financiación hace menos vulnerable a la incertidumbres y cambios. La CNMV apoya que las empresas tomen como paso natural de crecimiento su salida a Bolsa o emitiendo bonos y pagarés a través del mercado.

Recuperación económica

En el almuerzo de la jornada, el presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre, ha destacado que la consolidación de una “intensa” recuperación económica, que acumulará en 2018 cinco ejercicios de avance; una fase expansiva más sólida y “sana” que las anteriores donde “los fondos propios y la autofinanciación constituyen los motores principales de la inversión de familias y empresas, con el complemento de la financiación ajena, y no al revés”; el máximo histórico del grado de internacionalización de las empresas; un consistente sector bancario; y un renovado vigor de los sectores estratégicos de la economía española como son la agroindustria, la automoción y el turismo, “en los que la Comunitat Valenciana se ubica en la vanguardia”.

En cuanto a los retos que están pendientes, ha situado “la brecha de desigualdad generada por la crisis y la todavía inaceptable cota en la que se encuentra la tasa de desempleo”. La demografía, por la mayor esperanza de vida y la baja natalidad; la vertebración territorial, por la diferencia de distribución de población y riqueza; la innovación y tecnología, por el recorrido de mejora en ambos, y la capacidad para incrementar el peso específico en las principales instituciones europeas y globales, son los otros desafíos que tiene por delante la economía de nuestro país en los próximos años.

En su intervención, Aguirre ha manifestado que “la Comunitat Valenciana ha sido muy importante en el pasado, es relevante en el presente y será estratégica en el futuro del Banco”. También ha recordado que Ibercaja está presente en Valencia desde hace más de 35 años y que es una de sus principales zonas de expansión histórica “dada la proximidad y los múltiples lazos que nos unen con nuestro Aragón de origen”.

Fotos

Vídeos