Porsche, en el punto de mira de la justicia alemana por su particular caso de 'diéselgate'

R. C. MADRID.

La Fiscalía de Stuttgart ordenó ayer el registro de diez instalaciones de Porsche en Baden-Wurtemberg y Baviera, en el sur de Alemania, por su presunta implicación en el caso de manipulación de las emisiones de los motores diésel que salió a la luz en 2015 y que afectó a su matriz, Volkswagen. Estarían implicados un miembro del consejo de administración y un alto directivo de la firma automovilística, además de un exempleado.

La fiscalía investiga una supuesta publicidad fraudulenta sobre las emisiones de los automóviles diésel de Porsche. También han sido inspeccionadas las oficinas de Audi en Ingolstadt y Neckarsulm. El año pasado, su sede ya fue investigada por la Fiscalía de Múnich en busca de información acerca del uso del 'software' que alteraba las emisiones durante los test en laboratorio.

Los problemas del 'diéselgate' se propagan todavía, a los dos años y medio de que Volkswagen admitiera que manipuló las pruebas de emisiones de algunos motores diésel en Estados Unidos.

Fotos

Vídeos