La plantilla de Ford Almussafes acepta el nuevo acuerdo laboral por una ajustada mayoría

La plantilla de Ford ha votado a favor del preacuerdo./Juan J. Monzó
La plantilla de Ford ha votado a favor del preacuerdo. / Juan J. Monzó

El Plan de Competitividad de la dirección y UGT sale adelante con apoyo del 51% de trabajadores que participaron en el referéndum

Á. M./R.E.Valencia

El refrendo por parte de los trabajadores de Ford en Almussafes del Plan de Competitividad ha sido mucho más ajustado de lo que la representación sindical parecían anunciar. Aunque dirección y UGT habían pactado los contenidos del acuerdo y los afiliados a la sección sindical de CC OO también lo habían bendecido en votación, la plantilla en general no ha sido ni mucho menos unánime. Y es que un 51,23% de los trabajadores ha votado a favor y un 41,07% lo han hecho en contra.

Los resultados de la votación muestran que 3.096 trabajadores de la empresa dieron el sí al preacuerdo, mientras que 2.482 lo rechazaron, según el responsable de UGT en la factoría Carlos Faubel. Hubo además 96 votos en blanco y 369 nulos de un total de 5.578. A esta consulta estaban convocados 7.667 trabajadores para votar en las diecisiete mesas instaladas al efecto.

Este acuerdo, según Faubel, contempla las reivindicaciones de los sindicatos respecto al mantenimiento de las jubilaciones con contrato de relevo y los aumentos salariales, que serán del 2,5% en 2019; del 1,5% en 2020 y del IPC real más medio punto para 2021, con la cláusula de revisión salarial con carácter retroactivo. La empresa mantiene su compromiso de convertir en fijos 304 contratos en los próximos dos años y medio.

Tampoco ha sido un día sencillo en la factoría de Opel en Figueruelas (Zaragoza), donde también se ha aprobado su Plan de Competitividad por escaso margen. Aunque en este caso se estimaba que las fuerzas estaban muy igualadas, lo cierto es que la diferencia ha sido mayor que en Valencia. El recuento final arrojó que fue refrendado por 2.897 empleados (el 58,4%), frente a otros 2.008 (el 40,5%) que votaron en contra como pedían desde CGT y OSTA. En total, participó el 95% del personal.

Las votaciones de la plantilla, de casi 5.000 trabajadores, se realizaron a partir del martes y hasta ayer miércoles, después del apurado pacto alcanzado entre el grupo francés PSA, dueño de la marca Opel, y los principales sindicatos en la planta: UGT, CC OO y Acumagme.

El acuerdo se traduce en un nuevo convenio colectivo para el próximo lustro, vinculado a su vez al mantenimiento sin recortes del plan industrial. Habrá una moderación salarial, con congelación de sueldos en 2018 y subidas bajas los cuatro ejercicios siguientes: un 0,50% del IPC anual en 2019 y 2020, para luego incrementarse hasta el 0,60% de la inflación en 2021 y 2022.

Se mantiene, eso sí, una prima anual variable en función del cumplimiento de una serie de objetivos de productividad como el coste laboral por cada vehículo montado o posibles fallos en la cadena. Por el contrario, se reducen un 5% los pluses por nocturnidad y festivos, y se merman los períodos de descanso.

Fotos

Vídeos