El pequeño comercio apuesta por combinar trato personal y tecnología para sobrevivir

I. H.

valencia. «La primera condición para sobrevivir es no perder nuestra esencia: el servicio, la especialización y el trato personal, y la segunda, aprovechar la ayuda que ofrece la tecnología». Así resume Isabel Cosme, presidenta de Cecoval, la receta del éxito apuntada en el I Congreso de Tecnología y Comercio.

Ante más de 150 empresarios, los participantes en el evento organizado por la Confederación de Empresarios del Comercio Valenciano repasaron las claves para «no perder el tren». En este sentido, plantearon que es fundamental «estar al día de las nuevas tendencias de consumo» e incorporar aquellas tecnologías que puedan ser útiles para el negocio, sin descuidar sus «puntos fuertes, el trato humano y la confianza» que dan a los consumidores.

En la jornada, inaugurada por la secretaria autonómica Blanca Marín y clausurada por el conseller Rafael Climent y el edil Carlos Galiana, valoraron el papel de las organizaciones empresariales para favorecer la integración de nuevas tecnologías y, de ese modo, «mejorar la capacidad competitiva de la pequeña y mediana empresa comercial».

El jefe de sección de nuevos procesos de fabricación de Aidimme, José Ramón Blasco, abordó las oportunidades de negocio derivadas del impulso de la impresión en 3D. A partir de su participación en proyectos de I+D a nivel local, nacional y europeo desde 2002, explicó el potencial de este tipo de avances.

En la mesa redonda sobre nuevas tendencias del comerci, el empresario José Navarro compartió su experiencia de cómo innovar en una empresa tradicional como Herbolario Navarro, mientras que el director de medios de pago de Caixa Popular, Antonio Ferrer, repasó la evolución de estos mecanismos.

El broche final fue la ponencia 'Creer, Crear, Lograr', a cargo de Álex Rovira. El empresario, escritor y economista destacó «la importancia de la psicología en la economía, que condiciona la calidad de los procesos y de los resultados, así como su repercusión en la evolución y transformación humana» y urgió a «rodearse de buena gente», punto que secundaron Climent y Galiana.

Fotos

Vídeos