Por qué pagarán algunos contribuyentes aunque ganen menos de 14.000 euros

Oficina de Hacienda./R. C.
Oficina de Hacienda. / R. C.

El 16% de los mileuristas ya soporta una carga tributaria media de 462 euros por varias circunstancias que les impiden beneficiarse de la exención en el IRPF

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La alegría no tiene por qué durar demasiado entre una parte de los ciudadanos que menos dinero cobran, a pesar del anuncio anticipado ayer por el líder de Ciudadanos tras acordar con el Gobierno una rebaja en el Impuesto de la Renta (IRPF) a partir de 2018. La heterogeneidad de casos es tal que, bajo determinadas circunstancias personales y patrimoniales, la exención de los 12.000 euros, que pasarán a 14.000 a partir del 1 de enero, no siempre implica que no se paguen impuestos.

De hecho, con la actual legislación, tras la reforma fiscal de 2015, aproximadamente un 16% de los contribuyentes con rentas inferiores a los 12.000 euros al año soportan una carga tributaria en el IRPF. El valor medio de ese importe se sitúa en los 462 euros, según las últimas estadísticas del Ministerio de Hacienda, referidas al ejercicio de 2015.

¿A qué se debe esta excepcionalidad? El secretario general de los Técnicos de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, explica que "existen una serie de factores personales que pueden implicar a que se active esa carga tributaria" aunque el contribuyente sea un mileurista. Este experto anticipa que, con la ampliación del mínimo exento a los 14.000 euros, una parte de esos contribuyentes -hasta ahora, el 16% del total- seguirá teniendo que tributar.

El perfil de un contribuyente con un único pagador en un ejercicio fiscal y sin más factores que influyan en su IRPF se beneficiará al 100% de la exención. Pero, por ejemplo, si se trata de un autónomo con distintos pagadores, soportará una carga tributaria. También quienes obtengan rentas mobiliarias -por intereses amplios de sus ahorros o inversiones-, quienes trabajen con sueldos muy variables por comisiones obtenidas -los comerciales, por ejemplo-, aquellos inversores que hayan vendido su participación en un fondo de inversión y hayan registrado una plusvalía en su patrimonio, así como los propietarios de inmuebles que los tengan alquilados y por los que se les imputa una renta inmobiliaria.

Sí se beneficiarán de otra de las medidas anunciadas ayer todos los contribuyentes que cumplan los requisitos, independientemente de su nivel de rentas. Se trata de la devolución de 1.200 euros a ciudadanos con cónyuge discapacitado, mayores a su cargo o familias numerosas de hasta cuatro hijos. Se estima que beneficiará a 750.000 personas. Implicaría lo que se conoce como 'impuesto negativo'. Es decir, que el contribuyente podrá solicitar ese importe a Hacienda durante el ejercicio fiscal en vigor, como ya ocurre con las ayudas por madre trabajadora con hijos menores de tres años; o reservarse esa opción cuando presente la declaración.

Fotos

Vídeos